Vecinos se movilizaron por la habilitación de la segunda termoeléctrica en Pilar

Los Vecinos Autoconvocados de Villa Rosa y Matheu nuevamente hicieron visible el reclamo por la contaminación auditiva, el riesgo ambiental y la desvalorización del terreno, entre otros problemas, que conlleva el funcionamiento definitivo de estas instalaciones.

A días de elecciones, el intendente Nicolás Ducoté habilitó Araucaria Energy, la termoeléctrica que faltaba de las dos que están instaladas en la ciudad de Villa Rosa, perteneciente a Pilar, pero al borde del límite con la ciudad de Matheu, partido de Escobar. Debido a esto, los Vecinos Autoconvocados de Pilar se movilizaron nuevamente, así como lo vienen haciendo los lugareños y ambientalistas desde 2015 cuando se enteraron sobre la posible instalación.

Según explicó Natalia, activa integrante del grupo de vecinos,  Nicolás Ducoté habilitó Araucaria, ya que el OPDS las tenía restringidas, y les dio el voto como para que estén funcionando a pleno. “Ya lo había hecho alrededor de las primeras semanas de mayo con APR Energy, luego de levantarle la opción de poder trabajar a APR, se juntó días después con los vecinos para mentirle como lo hace siempre”, expresó. En esa reunión que habían tenido, según cuenta Natalia, les había dicho que potencialmente él podía estar mandando cartas documento para ponerse a favor de los vecinos en el reclamo. “Dos o tres días después de haberle levantado la clausura a APR se reúne con vecinos para mentirles en la cara”, recordó la vecina de aquella ocasión.

Previamente, las termoeléctricas al estar en un período de prueba, se encendían en algunos momentos de la noche. Natalia explicó que a partir de ahora las pueden encender en cualquier horario, durante el tiempo que quieran. “Tenemos temor que el intendente Nicolás Ducoté este firmando la habilitación municipal, que es lo único que le faltaba a estas dos empresas para supuestamente funcionar, pero han funcionado siempre”, afirmó. Por otra parte, Rita, la presidente de la Comisión de Vecinos Autoconvocados de Villa Rosa y Matheu, explicó que armaron una comisión en la Municipalidad de Escobar, para seguir con este tema. Natalia desarrolló respecto a esto: “estamos esperando desde la Municipalidad de Escobar que la entidad sea reconocida, para trabajar a la par y a disposición del intendente Ariel Sujarchuk porque él es el que encabezó el reclamo legal de toda esta problemática”.

Los Vecinos Autoconvocados de Pilar, han desarrollado un extenso camino. Por la vía legal, Patricia, una lugareña, explicó que actualmente la causa principal ya está en la Corte Suprema, lo que implica un gran avance. “Tenemos muchas esperanzas en que la justicia actúe como corresponde”, expresó la vecina. Por otra parte, son conscientes de todas las cosas que están implicadas, y que hay muchos responsables en esto. Natalia dijo en este sentido: “el problema es que el poder con el que nos estamos enfrentando es muy grande. Estamos esperando que con esta nueva intendencia de Federico Achával, podamos retomar las conversaciones”. De todas maneras, otro vecino también avizoró otro problema, según las decisiones que tome del nuevo intendente electo por Frente de todos: “los derechos al consumidor siempre está a cargo de la oposición del gobierno de turno. En este nuevo período la oposición va a estar a cargo de quienes habilitaron la termoeléctrica”, dijo refiriéndose a que Nicolás Ducoté es del partido Juntos por el Cambio. “Sino participamos los vecinos y ejercemos nuestro derecho en un país democrático, nadie más va a hacer nada. Basta de ser tibios”, finalizó este vecino.

Como se ha explicado en anteriores ocasiones, para que estas termoeléctricas hayan sido instaladas allí, el Concejo Deliberante de Pilar primero tuvo que rezonificar el lugar. Esta era una zona residencial, por lo que no podía ser instalada una industria. Con la decisión del Concejo Deliberante, esta zona pasó a ser “industrial exclusivo”, lo que podría producir que cualquier industria se empiece instalar a metros de los vecinos.

Lo principal que se reclama es el impacto ambiental de las termoeléctricas, y a nivel micro, los incesantes ruidos. Patricia vive a 300 mts de Araucaria Energy, el barrio más afectado por el ruido: “es imposible vivir y dormir, tiemblan los vidrios y la vajilla. Vivo acá desde el año 2001, ya que con el esfuerzo de toda mi vida compré un terreno. Ahora, nuestra calidad de vida cambió completamente”.

Una frase que sintetiza lo que vive esta agrupación de vecinos desde hace cuatro años, son las palabras de Pablo, lugareño y biólogo de profesión: “Es una lucha desigual, porque cada uno le dedica un poquito del tiempo que tiene, y lucha contra gerentes pagos, y gente que esta las 24hs del día pensando cómo puede llevar a cabo estos emprendimientos sin ningún tipo de respeto por las normas ambientales”.