Un sueño, un intento y una esperanza

Como es de amplio conocimiento, el montañismo es la disciplina que consiste en realizar ascensiones a las montañas y su objetivo, como el de todo montañista, es desafiar a la naturaleza para llegar a la cima de determinada montaña. Ariel Osvaldo Celle es un vecino de Escobar de 53 años egresado de la carrera Guía de Montaña y hace ya una década se dedica al montañismo.

En estos días, Ariel se comunicó con Grupo El Diario para hacer público su agradecimiento con el gimnasio del Club Independiente de Escobar, quienes le permitieron entrenar en sus instalaciones para poder llevar a cabo su sueño de escalar el Volcán Nevado Ojos del Salado. En los siguientes párrafos, compartimos las palabras escritas por el propio Celle.

Este es un sueño que quedó en espera desde el año 2020, y tuvo una nueva oportunidad en medio de un año difícil en el 2021, debido a las circunstancia de público conocimiento, pero aun así, en medio de las limitaciones y restricciones, seguía palpitando el sueño de poder realizar el viaje a alta Catamarca y lograr llegar a la cumbre del Volcán Nevado Ojos del Salado (el volcán activo más alto del mundo), y tratar de cumplir, al igual que en enero del 2019, el hacer cumbre en el gendarme de piedra, el coloso de América: Aconcagua.

Para esto, fueron necesarias muchas horas de trabajo y de entrenamiento en el Gym CAI, sito en la calle Colón 617, de los profesores Alejandro Villalba y Exequiel Bucci, quienes compartieron mi entusiasmo, me brindaron las instalaciones del gimnasio y me ayudaron con el entrenamiento. Conté, también, con el seguimiento del profesor Nicolás Posadas, con quien nos pusimos a entrenar metódicamente, mientras me hacia el control en los progresos de la rutina de entrenamiento.

Por todo eso, quisiera decirles “Gracias” por apoyar y estimular el entrenamiento y el deporte.

Finalmente, la cumbre no se dio, por una complicación de salud, por lo cual, por seguridad, me vi obligado a bajar desde el campo 1, ubicado a casi 6000 msnm, al Campo Base de altura, a 5500msnm, donde esperaría el traslado a la ciudad de Fiambalá, provincia de Catamarca. Esta vez, el sueño no se cumplió, pero, como decimos los montañistas: “La montaña estará siempre ahí para hacer otro intento” – si Dios quiere, en enero del 2022.

Para terminar, quisiera agradecer al profesor Adrián Sánchez, Regente del ICABA, -Instituto Centro Andino Buenos Aires- donde me formé y egresé de la carrera terciaria de Guía de Montaña.

Ariel Osvaldo Celle, montañista.