Turba enfurecida provocó dos incendios en barrio Parque Florido

Fue en un intento de hacer justicia por mano propia por parte de un grupo de más de 30 personas, quienes según indicaron fuentes policiales, buscaban cobrarse la muerte de un vecino identificado como Facundo Gonzalo Castellano. Quemaron casi por completo un auto y una casa.

En horas de la tarde de la jornada de ayer, el barrio Parque Florido de Belén de Escobar se vio convulsionado por el incendio, de manera intencional, de un automotor y una casa de familia en calle Santa Ángela al 3100.

La cadena de represalias se inició presuntamente a raíz del homicidio de un vecino, identificado como Facundo Gonzalo Castellano. Pasadas las 13.20 comenzó a congregarse en el lugar un grupo de entre 30 y 40 personas que, encolerizadas, ingresaron por la fuerza en la vivienda y provocaron un incendio, superando en número al personal policial del grupo GAD que se hizo presente, el cual debió solicitar refuerzos al Comando de Patrullas. Las llamas se propagaron rápidamente, llegando a afectar también a un automotor que se encontraba en las inmediaciones.

Instantes más tarde concurrieron al lugar un total de cinco móviles de Bomberos Voluntarios del cuartel central de Escobar para hacerse cargo de ambas emergencias.

Por su parte, estuvo el Móvil 15, como primera dotación, a cargo del Comandante Mariano Caña, seguido por otras unidades a cargo del Jefe de Cuerpo, Víctor Ponce.

La vivienda de material, perteneciente a la familia Altamiranda, sufrió destrucción generalizada por causa del fuego en las habitaciones que se vieron afectadas. Por su parte, el automóvil resultó completamente consumido por las llamas, hasta el punto de quedar irreconocible. Las mismas afectaron también levemente a un segundo vehículo que se encontraba en las proximidades.

Al finalizar el episodio, personal policial intentó dispersar a la multitud, sin éxito.

Cabe señalar que, al momento del suceso, la vivienda en cuestión se encontraba desocupada, ya que los moradores se habían autoevacuado del lugar en horas de la madrugada, llevándose consigo todo su mobiliario.