Sonidos de Brasil, con músicos locales y más cerca de casa

“Todo el mundo é bamba” es un proyecto que comenzó a mediados del año pasado y sigue creciendo desde entonces. Actualmente tienen fechas a nivel local, en ciudades de zona norte como Zárate y Campana, y también en CABA.

Todos los viernes por la noche, los esperan con los brazos abiertos en el Paseo Mendoza para disfrutar de un pedacito del corazón de Brasil en Ingeniero Maschwitz. Siempre al aire libre, la mesa está servida con un espectáculo dispuesto para el disfrute tanto de aquellos amantes del género como para quienes irán a conocerlo por primera vez.

En esta oportunidad, el grupo que en la previa de todos los fines de semana conforma la “roda de samba” comenzó a ensamblarse durante el mes de julio del año pasado, con esperanzas de evocar un poco los aires y la calidez de Bahía en pleno invierno argentino. En aquella oportunidad comenzaron a hacer música cuatro personas: Fernando Muzante en guitarra, Conce Soares en percusión, Carolina Hunt en la voz, y Nancy del Valle en percusión y también en la voz.

“Hace muchos años tocaba en las rodas de samba en capital, pero la realidad es que no tenía sentido gastar en viajes y después estar allá tantas horas. Por eso dejé de ir, y después en un momento no había rodas y no había tampoco músicos para hacerlas. Desde entonces que estoy en el intento de armar algo, pero al no encontrar personas que conocieran el estilo me resultaba imposible, hasta que conocí a Conce Soares y empezamos a querer reflotar la idea de la roda de samba”, contó Fernando Muzante, en entrevista con Grupo El Diario. A partir de entonces comenzó a gestarse esta movida, tocando al aire libre durante el frío mes de julio del año 2019, y surgió a partir de ello “Todo mundo é bamba” (todos somos buena onda), un grupo que actualmente está conformado por talentosos músicos que se fueron sumando, atraídos por el género, como Maximiliano Nicolini, Sebastián Chaparro y Gonzalo Fernández. Así se logró armar un conjunto de siete personas en total. “Funcionamos como un grupo de músicos itinerantes, a modo de escuela a su vez, con las puertas abiertas para quienes quieran venir a plantear sus inquietudes musicales en el género brasilero, o tengan en la casa determinado instrumento y quieran venir a probar para tocarlo. El asunto es incorporar gente, que vengan que les hacemos el espacio”, puntualizó Fernando.

Ellos los esperan los viernes desde las 21.00 en la calle Mendoza 1578 de Ingeniero Maschwitz para la roda de samba, una variante de la samba brasileña más tradicional que se asocia con un baile similar a la capoeira. Es tocada con varios de los instrumentos característicos, y siempre va acompañada por cantos y aplausos.

Actualmente, además de Ingeniero Maschwitz, el grupo cuenta con fechas en varios lugares de la zona norte, y también en CABA. Estuvieron, por ejemplo, tiempo atrás tocando en la costanera de la ciudad de Zárate, en donde se presentarán nuevamente este domingo. Asimismo, una vez por mes suelen visitar Campana, y para el mes entrante tienen programadas dos presentaciones en la Ciudad de Buenos Aires.

Para Muzante, el participar de la roda de samba conlleva a partes iguales una dosis de alegría y esfuerzo: “Por un lado sentís una hermosa sensación cuando estás tocando y empiezan a bailar, la alegría y la devolución de la gente te retroalimenta la energía. Por el otro, tenés la complejidad de un show de tres horas dividido en dos partes, con 40 temas por noche. Lo bueno es que hay un público cultor de la roda de samba, y nos sorprende la gran cantidad de brasileños que nos vienen a ver. Es un género que proviene originalmente de Bahía y de Río de Janeiro, una especie de ritual de música, poesía y baile que allá en Brasil llega a durar hasta seis horas. Acá no nos da para tanto” ríe. “Básicamente es un momento en el que la gente interactúa, canta y baila, e incluso el que se anima sube a tocar algo”, terminó describiendo.