Sobrevivió al choque y quedó al cuidado de una vecina de Maschwitz

El bebé de 10 meses, único sobreviviente del accidente automovilístico ocurrido en Zárate, vivirá en Maschwitz los próximos 180 días, con una allegada de la familia fallecida..

El pequeño se llama Oliver Toro Chacón. Es argentino. Se trata del bebé de 10 meses que sobrevivió a un accidente en el que murieron sus padres venezolanos y a cuyos familiares se buscaba en forma desesperada tanto en ese como en Argentina. El martes último pudieron dar con tíos y abuelos del niño, todos residentes en Venezuela, quienes pudieron ver al niño por videollamada.

En el accidente, Oliver sufrió sólo una fractura de fémur y ayer fue dado de alta en el Hospital de Zárate, donde estuvo internado estos días.

Según fuentes vinculadas al caso, el menor quedó bajo la guarda de una allegada a la familia fallecida. Una compañera de trabajo del padre del niño, que conocía hace años. La mujer vive en Maschwitz y tendrá al menor en principio por 180 días.

“Su familia venezolana anunció su intención de viajar a la Argentina lo más pronto posible”, dijo a la prensa la responsable del servicio local del municipio de Zárate, Claudia Gazzia, que lidera un equipo integrado por trabajadores sociales y psicólogos y que tiene a su cargo al bebé.

El pequeño sufrió sólo la fractura mencionada después que la camioneta en la que viajaba junto a sus padres, Raúl Eduardo Toro y Mileidys Mariana Chacón Sánchez, y su abuela Cecilia Sánchez de Chacón, chocara contra un micro a la altura del kilómetro 105 de la Ruta 9, en el partido bonaerense de Zárate.

Gazzia contó que el niño fue entregado en custodia a Sofía Centurión, la persona más cercana a la familia en Argentina
“Ella vive en Ingeniero Maschwitz con su pareja y se declaró dispuesta a cuidar al niño, con el que tiene un vínculo ya que conocía a toda la familia. Es una medida de abrigo que dura 180 días y después le pueden dar otros 180 días o una guarda definitiva”, comentó Gazzia.

Más tarde se acercó al municipio una pariente política lejana del niño, de nacionalidad venezolana. Y a través de ella se pudo contactar a la familia de Oliver en Venezuela y Estados Unidos.

“Ella es hermana de la esposa del hermano del fallecido y vive en Buenos Aires”, dijo la funcionaria. La mujer contactó a la familia en Venezuela y se realizó entonces una videollamada de la que participaron parientes del niño en ese país y en Estados Unidos. Gazzia dijo que en la charla participaron tíos, tías y abuelos del pequeño.

“Fue muy emocionante. Pudieron ver que el bebé está bien, más allá de su fractura de fémur. Piensan viajar, pero la situación es complicada. El niño es argentino”, indicó Gazzia. Y concluyó: “Son gente trabajadora, de clase media. La embajada venezolana está interviniendo” en el caso.