Siguen las clases virtuales en el colegio preuniversitario

Se trata de distintas actividades y proyectos que el establecimiento educativo radicado en el distrito y dependiente de la Universidad de Buenos Aires, “Dr. Ramón A. Cereijo”, se encuentra ofreciendo a los alumnos de manera online para garantizar la continuidad pedagógica y la contención de sus familias, en el contexto de la pandemia. 

Desde el Departamento de Orientación al Estudiante, las psicólogas del colegio preuniversitario “Dr. Ramón A. Cereijo” de Escobar realizan un acompañamiento a los estudiantes y a sus familias en el marco del período de aislamiento social, preventivo y obligatorio, que consisten en encuentros generales y entrevistas particulares. A su vez, dicho departamento se reúne con las autoridades una vez por semana para diagramar estrategias conjuntas. 

Todas estas medidas están relacionadas con la continuidad de la currícula y del dictado de clases en los que el equipo pedagógico y docente viene trabajando a través de las aulas virtuales. Se realiza por este medio la entrega de material, la adjudicación de tareas y otras actividades por videoconferencia, en horarios prefijados. Asimismo, se lleva a cabo un seguimiento de las posibilidades de todos los estudiantes con respecto a la conectividad y al uso de los dispositivos electrónicos.

Por su parte, cada curso cuenta con un equipo de coordinación que acompaña a los estudiantes en la realización de las tareas diarias y responde a las inquietudes que puedan surgir a partir de las clases. También se realizó una capacitación para docentes, con el objetivo de repensar la didáctica en tiempos de pandemia y virtualidad.

Finalmente, el colegio lleva adelante distintos proyectos interdisciplinarios que incluyen la participación de las familias. Uno de ellos es el Ciclo de charlas 2020 “El Cereijo pregunta”, con un eje temático semanal. Otras iniciativas son la primera copa argentina preuniversitaria de ajedrez online; y el juego lúdico e interactivo Kahoot, diseñado a partir de los contenidos abordados en los espacios curriculares.

Pese a todos los esfuerzos positivos, se decidió por otra parte no impartir clases virtuales para el próximo curso de ingreso, ya que no se conoce la disponibilidad de conexión y dispositivos de los aspirantes. Sin embargo, se envía material de ayuda y se ofrecen espacios a los que dirigir las distintas consultas que tengan los chicos y las chicas, para que al mismo tiempo puedan ir ejercitándose hasta el regreso de las clases.