“Si a la vida, no a Edenor”

Vecinos de Garín se opusieron a la deforestación de un campo próximo a viviendas para la construcción de una subestación eléctrica, una obra perjudicial para la salud de los residentes de la zona.

En los últimos días, El Diario de Escobar se acercó a un campo ubicado en las calles Beliera y Francia de la localidad de Garín. Allí, un grupo de vecinos se había manifestado en contra de la empresa de electricidad Edenor, la cual realizó un operativo de deforestación para instalar una subestación eléctrica.

“Esto es una subestación eléctrica que van a hacer acá en Garín. Afecta a los vecinos porque no debería estar permitido en el país. Me llamo la atención que estén haciendo esto acá cuando en realidad no se debería hacer”, expresó un joven estudiante de la zona.

Las subestaciones eléctricas están prohibidas en la mayoría de los países. Sin embargo, en lugares como Estados Unidos, Australia, Cuba o Chile, estos establecimientos pueden funcionar con un límite en 0,4 microteslas, que es la graduación donde el electromagnetismo comienza a afectar a las personas. En este caso en particular, la subestación funcionará con 50 microteslas.

“Desarmaron todo lo que es campo, tierra, tiraron árboles de más de 200 años. Es un atropello a nuestro barrio. Estuvimos muchos años cuidando el campo y hacen esto, es indignante que pongan una subestación en este barrio”, comentó furioso un vecino local.

Según expresaron los residentes del lugar, los trabajos de movimiento de suelo comenzaron en el luigar hace un poco más de un mes, al mismo tiempo que iniciaron el talado de los árboles.

“Estamos los vecinos completamente solos porque nadie nos da una mano. Estamos en lo profundo de Garín, el Municipio nos tiene abandonados”, señalaron sobre la falta de respuesta de las autoridades en cuanto a los reclamos realizados.

Por otra parte, otro vecino de la zona, contó que mantuvieron una reunión en una sociedad de fomento con ingenieros de Edenor. “Nos dijeron que esto no hace nada, pero nosotros sabemos que esto contamina porque tiene que estar en un parque industrial lejos. Esto produce electromagnetismo que afecta la salud de las personas a nivel celular, provoca cáncer y leucemia en los niños también”, manifestó.

“Nos arruina a nosotros, nuestras vidas y nuestro lugar. Todos los que vivimos acá estamos hace más de 35 años”, concluyeron los vecinos preocupados.