Seguidilla de acciones solidarias de “Ayudanos a Ayudar”

Desde que comenzó el aislamiento social obligatorio y se profundizó el malestar económico en muchas familias, adultos mayores e instituciones de nuestro distrito, gran cantidad de vecinos que desde siempre han sido solidarios han vuelto a poner manos a la obra para contribuir ante esta sorpresiva situación.

Actualmente, quien de seguro se lleva el podio por las incontables acciones solidarias que ha organizado y llevado a cabo en las últimas semanas es la habitante de Matheu, Manuela Brizuela, quien además resulta ser titular del merendero y roperito comunitario “Ayudanos a ayudar” de la misma localidad.

Decidida a colaborar, ni bien se declaró el estado de emergencia comenzó a organizar grupos de trabajo con sus vecinos, familiares, colaboradores y también articuló acciones con personal de la Municipalidad de Escobar para poder entregar no solo alimentos a merenderos e instituciones, sino también elementos requeridos para el equipo de Salud pública. El escuadrón solidario también participó de la organización de ollas populares y recorridas casa por casa para una evaluación de las necesidades de los vecinos.

Este último accionar fue concretado días atrás, junto con la Subsecretaría de Abordaje Territorial y Tercera Edad, a través de Jorge Acosta y Nicolás Acosta. Junto a Manuela Brizuela estuvieron pasando por los hogares de los adultos mayores, especialmente aquellos que visitan el Centro Recreativo de la Tercera Edad en Matheu, para brindarles asistencia a través de la entrega de un módulo alimentario. “Para que continúen realizando su cuarentena sabiendo que hay un Estado municipal presente”, resaltaron.

Otras acciones realizadas tuvieron que ver con operativos en las puertas de los bancos, a través de los cuales se brindó asistencia a gran cantidad de jubilados que estaban esperando para cobrar sus haberes y otros vecinos que se encontraban padeciendo las largas horas de espera.

Por otra parte, siempre contando con gran cantidad de manos que colaboran en torno a ella, Manuela organizó una entrega de prepizzas caseras a dos merenderos de la zona. Se vieron beneficiados en este caso los establecimientos “Un mimo para los chicos” y el merendero del vecino Sergio Orfois. “Gracias por ayudarnos y por brindar a los demás algo para compartir en sus casas. Tenés un gran corazón vos y tu equipo. Me saco el sombrero y sé que muchos pensamos y sentimos lo mismo”, le agradecieron. Otras acciones solidarias para estas instituciones tuvieron que ver con la entrega de verduras y alimentos para los merenderos Todos por los Chicos y Un Mimo para los Chicos, así como también a todos los particulares que las necesitaban. En este sentido, agradecieron a la Panadería Social por aportar el pan casero para donar. 

Finalmente, conocidos y sus familiares tuvieron largas horas de trabajo en casa con las máquinas de coser, fabricando barbijos que luego se entregaron en el Hospital Erill (el cual recibió un total de 400), en la Escuela N° 30 del barrio Cabot, a la Policía Local y en el Predio Floral, entre otros. “Acompañar desde nuestras casas a nuestros héroes de la salud, de la seguridad, el transporte, la policía, los comerciantes y a nuestros representantes que nos gobiernan y nos cuidan es nuestra forma de aportar nuestro granito de arena entre todos. En los momentos más difíciles tratamos de ayudar y gracias a esos lazos solidarios se pudieron realizar todas estas acciones. En conclusión, nuestro objetivo es homenajear también el esfuerzo solidario de todos los que colaboran”, expresó Manuela a este medio.