Robó y lo atraparon, crónica de un delincuente fallido

GARÍN – En horas de la mañana de ayer, en las calles Fructuoso Díaz y San Martín de la localidad de Garín, una joven fue asaltada y golpeada por un individuo que le sustrajo su celular.
El accionar fue detectado por un preventor de la Secretaría de Seguridad y Prevención Comunitaria de la Municipalidad de Escobar, quien de inmediato interceptó al maleante y alertó de la situación a la policía de Escobar Tercera, quienes arrestaron al sujeto.
Se trató de un menor de edad, quien tenía entre sus ropas el teléfono sustraído y, de acuerdo a trascendidos, un arma blanca.
Al lugar acudieron varios móviles de Prevención Comunitaria y fue reducido allí por agentes de la policía garinense, en un impecable trabajo a fin de utilizar la fuerza mínima indispensable, pese a que el autor del ilícito se resistía al arresto y gritaba pidiendo auxilio (?).
La víctima, presentaba un importante estado de nerviosismo y algunos golpes producto del asalto. Fue llevada hasta la seccional Tercera en un móvil para que exponga su denuncia.
El aprehendido también fue trasladado a la Comisaría de Garín, quedando a disposición de la Justicia.

“No se puede filmar”

El Diario de Escobar, que estuvo en el lugar del hecho al momento en el que estaba desarrollándose la aprehensión, emitió en un vivo de su página oficial de la red social Facebook, siendo interrumpido por un uniformado quien pidió que nuestro corresponsal dejara de grabar.
“No puede filmar”, dijo y al preguntársele el motivo no supo responder otra cosa más que “No puede filmar”.
Luego, se acercó una mujer de la fuerza de seguridad, quien también pidió que se dejara de filmar: “Te voy a pedir por favor que dejes de filmar” y al requerimiento del por qué, “porque compromete al personal”, fue la respuesta.

En la vía pública

Debemos destacar que los actos públicos cometidos por servidores públicos, en la vía pública pueden ser filmados por un medio periodístico o por un ciudadano común.
De acuerdo a lo publicado por laizquierdadiario.com existe un derecho constitucional a filmar toda actuación policial. Filmar es un derecho a controlar ciudadanamente el desempeño de un funcionario público. Todo acto policial es un acto público de gobierno, que debe ser transparente y puede ser controlado. Sacar una fotografía y/o filmar son derechos propios de la libertad de expresión que reconocen y protegen la Constitución (Arts. 14, 32 y ss) y los tratados de derechos humanos (por ejemplo, Arts. 13 y 14 CADH).
La Policía no puede sacar, tapar y/o censurar los celulares de las personas que graban su actuar. Tampoco puede ordenar que las personas dejen de filmar. Esos funcionarios realizan un acto de censura de un derecho constitucional. La Policía tiene el deber de respetar el derecho a firmarlos sin entorpecer su accionar, sea en un espacio público y/o privado. Los actos de la Policía son públicos siempre sean en espacio público y/o privado. Un abuso policial en un espacio privado vuelve público ese acto inmediatamente por la afectación de terceros (Art. 19 CN) y por provenir de un funcionario público.