Roberto Costa: “Fuimos el freno de cualquier embate que quiso realizar el gobierno provincial”

Continuando con la extensa entrevista en exclusiva que el senador Roberto Costa mantuvo en Radio Líder 98.9, en el programa “La Cruz de Maritza” conducido por Maritza de la Cruz, el legislador expresó su posición en diversos temas que atañen a la sociedad en general.

En relación a su labor parlamentaria durante el transcurso de 2020 y lo que va del 2021, el senador manifestó: “Nunca dejamos de trabajar. Si ven la actividad nuestra es siempre constante. El año pasado se notó más porque el Zoom (plataforma digital) se hace más público y la pandemia nos impidió circular como antes. Desde que nos pudimos trasladar con mayor tranquilidad (ASPO), vengo recorriendo la provincia como lo hice siempre”.

Consultado respecto al cambio de roles de estos últimos años, siendo ahora oposición cuando fueron gobierno, Costa fue determinante. “Fuimos el freno de cualquier embate que quiso realizar el gobierno provincial y al mismo tiempo fuimos los que le dimos la posibilidad de tener presupuesto, de tener la ley impositiva y todas esas cosas que el Gobernador necesitó”.

“Como oposición nosotros acompañamos más y así y todo defendimos mucho el aporte a los municipios, cosa que no se favorecen solamente los nuestros sino todos. Porque cada vez que nuestro bloque, ya sea en diputados o en senadores, discuten alguna cuestión que tenga que ver con aportes a los municipios defendemos a los 135 y no solamente a los nuestros”.

Haciendo relación a la importancia que desde el órden nacional se le da a cada intervención del ex presidente Mauricio Macri, y la constante mención a su gobierno, el senador fue tajante: “El gobierno nacional que tropieza con un fracaso todos los días, trata de demonizar al gobierno anterior para que no se noten los problemas. El kirchnerismo siempre fue un relato y lo sigue siendo”.

“El kirchnerismo es una deformación del partido justicialista, porque el peronismo después de los ’70, cuando vuelve Perón y en lugar de decir “para un peronista no hay nada mejor que un peronista”, dijo “para un argentino no hay nada mejor que un argentino”. Se abrazó con Balbín y buscó la unidad nacional, pero no tuvo tiempo porque a los pocos meses falleció. Ese Perón se mostró republicano y, a partir de ahí, uno encontró dirigentes republicanos en el PJ, como lo fue Cafiero, como puede ser Bárbaro, como era Alberto Balestrini, como pueden ser muchos de los intendentes justicialistas que defienden un sistema. El kirchnerismo quiere modificar la constitución porque busca otra condición para nuestro país. Eso es lo que nos aflije y nos inquieta”.

Al ser consultado por su opinión respecto a la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, manifestó: “Nadie puede dudar de la inteligencia y la capacidad de Cristina. Yo no comparto su pensamiento y menos su accionar, pero es una mujer inteligentísima, con un manejo de la estrategia y de la táctica pocas veces visto. A la altura de los más astutos, y tengo en claro que la astucia no es una virtud, pero ella es de los más astutos”.

“El kirchmerismo nos tiene acostumbrados a ese tema de que están peleados y no están peleados. Si hay alguien que dijo más cosas de la vicepresidenta es el presidente actual, que está preso en su propia oficina”.

En referencia a que, para contrarrestar, desde oficialismo argumentan que Elisa Carrió también dijo cosas terribles sobre Mauricio Macri y terminó conformando una alianza, aclaró: “También pasó. Las personas pueden cambiar de forma de pensar. Lo de Alberto fue terrible y lo de Lilita a veces tenía que ver con un pensamiento y una posición un tanto exagerada de hacerle creer a la gente que porque una persona tiene un mejor pasar no se va a brindar como se brindó Macri a la presidencia”. 

“Alberto fue categórico muchas veces, ahora cambió de opinión. Lo que pasa es que la admitió como jefa y a partir de ahí es difícil ser presidente cuando uno reconoce en otro la jefatura. Es la primera vez que un vicepresidente es determinante en la función de gobierno. Yo no me pongo en la crítica de cómo lo hacen, sino que lo están haciendo mal. El accionar del gobierno es defectuoso. Están fracasando día a día”.

Con respecto a las elecciones de este año, detalló: “Estamos trabajando en lo de todos los días. Para las elecciones falta un tiempo. Aún no se armaron los acuerdos políticos. En junio es el cierre de las listas y en agosto las PASO. De acá a la presentación de alianzas o frentes, hay que seguir trabajando como todos los días y, desde mi punto de vista, Juntos por el Cambio tiene que abrir las puertas para permitirle a todo el mundo participar dentro de este frente electoral opositor. Creo que el 2021 es un punto de inflexión, donde hay que trabajar para que ellos no tengan una mayoría propia y holgada porque si no, están al borde del precipicio y están dispuestos a dar el paso. Y si lo dan con mayoría, nos llevan a todos al precipicio. El precipicio significa un ‘populismo berreta’ que se vive anclando en el pobrismo. Hablan y hablan de los pobres y cada vez hay más y no hacen nada para que esto no suceda y, al mismo tiempo -errores que cometió también nuestro gobierno-, tienen a la necesidad y la urgencia que significa un plan para aquellos que se quedaron sin trabajo. Lo tienen como norma y no como efecto de una emergencia. Lo que el país tiene que volver a pensar es en subvencionar a aquellos que se quedaron sin trabajo para que puedan capacitarse para poder obtener trabajo, pero hay que subvencionar al que da empleo, que es el que va a mover verdaderamente al país”.

“Hay 20 millones de cheques que paga el Estado, entre los empleados estatales, las jubilaciones, los planes sociales y otras cosas, y hay solamente 12 millones de aportantes privados. Esa ecuación rompió el equilibrio desde hace ya mucho tiempo, y por eso estamos en una cuestión donde lograr vivir con lo propio se torna imposible. Por eso cuando hay déficit se arregla o con emisión o con deuda. Cuando hay emisión se genera mayor inflación y cuando es con deuda hay que pagarla. Es un tema sin resolución desde hace más 45 años”.

Respecto de la deuda, Costa aclaró: “Desde el oficialismo hablan de los 50 mil o 45 mil millones de endeudamiento de Macri, pero no de los 280 mil millones de deuda que ellos habían dejado, porque total el país debe 330 mil millones. Ahí está la primer falsedad. Sin dudas el problema inflacionario tiene que ver con la exageración de la emisión monetaria del año pasado, que era necesario, pero la economía argentina estaba para tolerar (según los especialistas) hasta 800 mil millones pero fueron 2 billones de pesos los que se emitieron. Eso generó cubrir una necesidad pero en exceso y entonces es como que nada pasaba, no había trabajo no había movimiento e igual había dinero por eso terminó yéndose el dólar a casi $190, después lo pudieron acomodar. Hoy tenemos un dólar más o menos parado, sin altibajos impensados, pero tenemos una crisis económico-financiera muy grande. Lo que pasa es que los argentinos estamos acostumbrados a que la crisis se siente más cuando el dólar se mueve mucho. Y en este caso lo que no se está dando cuenta la sociedad, todavía, es que el dólar está pisado, que cuando lo dejen va a tomar otro nivel y por cuestiones importantes que le pasó a Argentina de que va a tener más o menos 9 mil millones de dolares más de recaudación este año, 6 mil por la soja y 3 mil  de aportes del FMI por la pandemia, esos 9 mil le dieron aire. va a llegar a lo mejor a agosto pero después se le va a complicar y la devaluación es inminente”.

En referencia al cambio en ganancias, su opinión es que beneficia a la la clase media “que está muy apretada, muy oprimida por la cantidad que paga. La sociedad a veces no se da cuenta que cuando va al almacén ya está pagando impuestos altísimos: el 21% de IVA, ingresos brutos, ABL,  la tasa de seguridad e higiene, en definitiva son impuestos. Lo que han aumentado los impuestos en la provincia y lo que han aumentado los impuestos en Escobar es tremendo”.