“Responsabilidad social” para desacelerar la curva de contagios

El intendente Ariel Sujarchuk y el presidente Alberto Fernández apelaron, en distintos actos, al “compromiso de todos” para evitar futuras restricciones y volver a etapa 0.

El ascenso de la curva de contagios es un tema que preocupa a toda la sociedad. No distingue entre género, religión, clase social, ni afinidad política. El aumento de casos de Covid-19 que se esperaba para marzo, se adelantó y los escobarenses no escapan a esta realidad. En virtud de ello, el intendente, Ariel Sujarchuk, se refirió al tema en el marco de la apertura de colonias de verano en el distrito y aseguró: “La curva de contagios está sucediendo ahora, en pleno enero”.
“En Escobar venimos sosteniendo hasta donde se pueda los protocolos, pero para que no tengamos que cerrar pronto le tengo que decir a toda la sociedad que se tienen que tomar esto con responsabilidad porque los casos vienen aumentando”, explicó Sujarchuk en el marco de su visita a la colonia del Polideportivo Luis Monti.
De esta manera, el intendente recordó a los presentes las medidas preventivas contra el coronavirus y remarcó que “no se puede dejar de utilizar el tapabocas, hacer el lavado de manos y no hay que perder la distancia social”.
“Si el pueblo de Escobar sigue cuidando estas tres medidas básicas y claras de cumplir seguramente vamos poder continuar con esto un tiempo, sino vamos a tener que volver a restringir las actividades”, aseguró.
En tanto, el presidente Alberto Fernández reiteró el pedido de “responsabilidad social”, especialmente entre los jóvenes, en los cuidados para evitar nuevos contagios de coronavirus. “La pandemia no se disipó” y está presente el “riesgo de que todo vuelva a paralizarse”, manifestó.

“Responsabilidad social quiere decir cuidarnos para cuidar al que tengo al lado porque, si esto no ocurre, el riesgo de que todo vuelva a paralizarse existe”, expresó ayer el Presidente, al encabezar un acto en la residencia de Olivos, con el que puso en marcha las primeras 30 obras de infraestructura del año.

Aseguró que “nadie quiere en la Argentina” volver a las restricciones para circular y si bien señaló que su “llamado de atención” estaba dirigido a “todos los argentinos”, advirtió que “los datos indican que el mayor problema” aparece en las prácticas y falta de cuidados de “los más jóvenes”

“Jóvenes que no advierten el riesgo que se está viviendo y que necesariamente deben advertirlo; deben entender que son vectores de transmisión del contagio”, apuntó el Presidente y aclaró que, aunque “seguramente no sean” quienes “más padecen la enfermedad, son lamentablemente extraordinarios vectores, personas necesarias para contagiar a adultos mayores que la suelen pasar muy mal”.

Por eso, el jefe de Estado insistió: “Apelo una vez más a esa responsabilidad social de todos y todas para que entendamos que el problema persiste, se mantiene, que nadie está exento de contagiarse y que debemos guardar todas las formas de protocolo necesarias para que no se expanda la enfermedad del modo en el que lamentablemente estamos viendo que se expande”.

Aseguró que si la ciudadanía “hace el esfuerzo de cuidarse, de mantener el distanciamiento social, de seguir protegiendo con alcohol las manos” y de “aislarse en la convivencia con los seres queridos, creando eso que se llama burbuja” ayudará “mucho para que la enfermedad no vuelva a expandirse”.

“Yo espero que los argentinos entendamos. Hemos sufrido demasiado el año pasado como para que no hayamos aprendido”, reflexionó.