Rápido accionar logró salvar a un lobito de río

UNA ESPECIE EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

Alrededor de las 13 horas del último sábado una vecina se comunicó con el Coordinador de la UGC N° 3, del barrio El Cazador para dar aviso sobre la aparición de un lobito de agua dentro del barrio náutico CUBE.

“La señora me llamó muy acongojada y me relata que había salido a la superficie éste lobito de río, en muy mal estado, y por ello con la familia se allegaron rápidamente para evitar que se acercara algún perro del barrio. Contuvieron la situación y me pregunta cómo podríamos canalizar el salvamento. Enseguida pienso en Temaikén. Doy aviso a un empleado del lugar, quien me facilita el número de teléfono y le da aviso al encargado de rescate animal.   Cristian me manifiesta que hay dos maneras de solucionarlo: Que lo trasladen los vecinos a Temaikén y ellos lo reciben, o debido a que era un pedido de un funcionario, ya que no están saliendo a territorio, con el permiso de entrada al barrio ellos efectuarían el rescate. Así se hizo, con todos los protocolos de bioseguridad que están en vigencia, dado que ante las fotos que enviamos, desde el bioparque consideraron que el rescate tenía que hacerse con urgencia”.

En sólo 30 minutos los profesionales ya estaban presentes en el lugar y asistiendo en el traslado. Tiburzi agradeció a la vecina, a la Comisión Directiva del barrio, por los protocolos de seguridad, y a Cristián Guillet, responsable de Temaikén por la manera rápida y efectiva en la que se pudo trabajar de manera articulada.

El lobito de río, también conocido como nutria del noroeste, es una especie en peligro de extinción, de allí la importancia del gesto que tuvieron, vecinos, autoridades locales y la pronta respuesta de los profesionales de la fundación.