Que nunca falte el plato de comida

El comedor Los Pitufines de Maquinista Savio junta cartón, botellas, latas, trapos viejos y otros elementos reciclables. Los vende y con lo recaudado, sostiene a diario una veintena de almuerzos y meriendas.

Una tarea dura, pero que genera grandes satisfacciones. Julia, su principal referente habló con nosotros sobre la importancia de espacio en este sector del conurbano.

En una vivienda de calle Las Rosas al 2400 de esa localidad bonaerense funciona el comedor Los Pitufines. Allí, Julia Ontano titular de esa entidad recibió a este medio y contó su realidad. También solicitó la colaboración de todos para continuar con esta causa.
Numerosas familias se acercan a diario a este comedor a buscar un plato de comida, a veces el único del día.
“A veces son 20, otros días 15. Lo bueno es el compromiso de la gente y la solidaridad porque el día que alguno no viene a buscar su ración, avisa y se le da la oportunidad a otro necesitado”, contó Julia a este medio.
El comedor Los Pitufines tiene ya 20 años en el municipio, acompañando a las familias más carenciadas, brindando alimento y contención.
“La gente ayuda con cartón, botellas, insumos para cocinar como polenta y otros productos refinados. Mucha gente dona.”
Los martes y los jueves Julia también se encuentra en el comedor Mamá Pitufa, ubicado en calle Las Calas. Este espacio tiene ya cuatro años allí. “Me la paso cocinando”, dijo Julia entusiasta. “De lunes a viernes se cocina”, explicó.
La cantidad de familias es la misma en ambos espacios comunitarios.
Julia junta distintos elementos que vende y con ese dinero recaudado costea los insumos diarios para el comedor.
“Nosotros vamos al mercado de Escobar y de allí traemos cebollas, papas, zanahorias, zapallos. Las huertas me están ayudando con verduras, así que la comida está saliendo mucho más rica”, explicó entre risas.
Por su parte “la gente de la comunidad, puede ayudarnos con cartones, botellas, trapos viejos, latas, etc. Todo lo que ellos no usen, se recicla y se vende para abastecernos de alimentos”.
“Hoy más que nunca no hay que bajar los brazos. Estamos viviendo una situación muy complicada en el país y el mundo entero”, concluyó la mujer.