“Plantamos Memoria”, un homenaje a las y los detenidos desaparecidos

En conmemoración del Día Nacional de la Memoria, por la Verdad y la Justicia, se realizó en la UNGS un encuentro en adhesión a la campaña “Plantamos Memoria”, impulsada por organismos de derechos humanos en reemplazo de la tradicional marcha.

El encuentro contó con la participación de Guillermo Pérez Roisinblit, hijo de desaparecidos y nieto restituido; Estela Díaz, ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la Provincia de Buenos Aires, y Leonardo Nardini, intendente de Malvinas Argentinas. Pablo Bonaldi, vicerrector de la UNGS en ejercicio del Rectorado, encabezó el acto acompañado por autoridades de la Universidad. También estuvo presente Gabriela Diker, rectora de la UNGS en uso de licencia por su cargo como secretaria de Evaluación e Información Educativa del Ministerio de Educación de la Nación.

Bajo un estricto protocolo sanitario y con presencia restringida, en el acto también participaron autoridades e integrantes de la comunidad universitaria, funcionarios municipales y provinciales y representantes territoriales y de organismos de derechos humanos.

A 45 años del golpe de Estado cívico militar de 1976, el encuentro se inició con la plantación de un árbol en el Campus, en una acción emotiva y simbólica que reactualiza el pedido de memoria, verdad y justicia.

Al tomar la palabra, Bonaldi remarcó que “la UNGS tiene desde su creación una política de promoción de los derechos humamos que se expresó de muchas formas diferentes, incorporando esos contenidos en la currícula de los programas”, entre otros espacios, y expresó que “el sentido y el contenido de los derechos humanos se va reformulando con las épocas”.

Al respecto, mencionó la fuerte promoción que realiza la Universidad de los temas relacionados a la igualdad de género y la reciente aprobación, a través de una resolución del Consejo Superior, de los “Lineamientos para la inclusión Travesti, Transexual y Transgénero”. Bonaldi subrayó esto último y sostuvo que son “un conjunto de políticas que van a ayudar a ofrecer una mejor igualdad de trato para una población en particular que ha sufrido mucho la desigualdad”.

Pérez Rosinblit, en representación de Abuelas de Plaza de Mayo, destacó justamente el trabajo que realiza la UNGS en materia de derechos humanos y remarcó la importancia de realizar este tipo de actos ya que “un pueblo que no sabe u olvida su historia, está condenado a repetirla”.

Por su parte, Díaz recordó que “las organizaciones de derechos humanos nos enseñaron que las Madres y Abuelas son un símbolo que representa construir desde el amor, la enseñanza y también la resistencia”.

Y Nardini se refirió al atípico 24 de marzo que se conmemora este año: “En épocas normales, marchamos a Plaza de Mayo pero ahora debido a la pandemia no lo pudimos hacer”. Para el funcionario, “es necesario reivindicar a los organismos de derechos humanos” y “sembrar la conciencia colectiva de cuidar la democracia”.

La campaña “Plantamos Memoria”, convocada por organizaciones de derechos humanos, es un llamado a sembrar 30 mil árboles en homenaje a lxs detenidxs desaparecidxs por el terrorismo de Estado.