Perros mordedores volvieron a atacar

BARRIO EL CAZADOR

Los vecinos de calle Lincoln y Ceibo del barrio El Cazador están pasando por una situación sumamente delicada debido a perros mordedores que salen de una finca y atacan a los transeúntes.

Los canes, sobre todo uno blanco de porte mediano, ya han atacado en varias oportunidades y a pesar de haber hecho las denuncias correspondientes no han logrado la solución del problema. 

Los perros tienen a mal traer no solo al vecindario sino a ocasionales visitantes de la zona. La propiedad no tiene alambre perimetral en condiciones y los animales salen y entran de manera continua.

La propiedad consiste en varios lotes que habrían sido tomados hace más de 15 años atrás, allí vive una familia que, tras las continuas agresiones de sus canes, sistemáticamente se niega a atender a la policía o a las autoridades que se acercan al lugar para comprobar si los animales se encuentran vacunados y evitar que las victimas deban colocarse una importante cantidad de vacuna ante el temor de que padezcan rabia.

Este cuadro de situación de vecinos atacados y lastimados por estos perros data de hace varios años atrás.  

Hace un mes y medio, tres de los perros que habían ganado la calle mordieron a una joven que salió a caminar quien fue socorrida por un vecino para evitar que cayera al piso. Gracias a que tenía una campera inflable que los perros destrozaron las heridas no fueron tan profundas. Sus padres debieron trasladarla al Sanatorio de la Trinidad. La madre realizó todos los pasos que estaban a su alcance. Hizo la denuncia policial por escrito, y elevó su queja al Sr. Marcos Tiburzzi, coordinador de la UGC N° 3, quien se acercó a la finca a dialogar con los propietarios, pero nunca lo atendieron. Situación por la cual jamás fueron notificados o advertidos por la contravención de dejar animales sueltos en la vía pública. Tiburzzi se comunicó en varias oportunidades con la familia de la joven para saber cómo seguía su estado de salud. Personal policial del destacamento del barrio también se acercó a la finca, pero nunca fue atendido, a pesar que dentro de la propiedad estaban sus moradores.

El pasado domingo el perro blanco volvió a atacar y mordió a una vecina que pasaba por la calle ocasionándole una importante herida en su pierna. La mujer terminó siendo llevada a una clínica. El esposo de la víctima refirió que realizaría la denuncia en el municipio el día martes (ayer) ya que las oficinas el lunes estaban cerradas por el asueto. En el sanatorio que fue asistida la mujer le dijeron que Zoonosis debe apartar al animal y controlarlo caso contrario su esposa deberá colocarse 7 vacunas, además de los antibióticos.

Los vecinos que dialogaron con este matutino solicitaron que la Dirección de Zoonosis actué de oficio y pida los certificados sanitarios de los canes e incluso deje en observación al perro que ya tanto daño ha causado, “antes de que ocurra una tragedia” – dijeron.