Nosotras Solidarias sigue en campaña para juntar donaciones

Si bien muchos reciben ayuda proporcionada por el Estado, otros tantos no se ven contemplados en las políticas públicas y se encuentran atravesando momentos de verdadera necesidad ante el congelamiento de la economía. Es por estos mismos motivos que actualmente Nosotras Solidarias, lejos de cesar con su labor, está redoblando esfuerzos por conseguir alimentos e insumos.

En diálogo con FM Líder, la representante del grupo de vecinas solidarias de Ingeniero Maschwitz, Maru Lauberge, solicitó nuevamente la contribución de la comunidad a través de alimentos para llevarles a quienes están en peor situación, aclarando que, si bien muchos se encuentran recibiendo ayuda por parte del Municipio, mientras que tantos otros cobran beneficios sociales, ellas se centran en aquellos que, por alguno u otro motivo, quedan “fuera del sistema”.

“No terminan de recibir la ayuda y la necesidad es urgente. Nos estamos acercando a esos casos”, puntualizó Maru, destacando que, si bien trabajan mayormente con familias, también han recibido solicitudes por parte de merenderos, particularmente dos, de Garín y Maquinista Savio, los cuales no están dando abasto para satisfacer la demanda con la mercadería que reciben .

Como muchos sabrán, el grupo Nosotras Solidarias de Ingeniero Maschwitz existe desde hace años en el distrito, actuando como nexo para aceptar las donaciones por parte de los ciudadanos y luego acercarlas a quienes menos tienen. También han recibido colaboración por parte del Municipio: “Nosotras en este momento no queremos ir a Desarrollo Social porque sabemos que ellos están cubriendo otras necesidades y están colmados por demás, entonces nos manejamos con donaciones de la gente”, detalló, y sin embargo advirtió que “es muy poco en este momento lo que se recibe, porque todo el mundo está con miedo a no saber si lo que tiene le va a alcanzar”. Por estos motivos es que ahora ellas se encuentran solicitando, no donaciones de bolsas llenas de mercadería, sino que con un paquete de fideos o un sachet de leche les alcanza.

“Estamos asistiendo a familias con gente grande o con bebés que la están pasando medio mal. Por suerte hace poco nos alcanzaron una donación muy grande, que nos sirvió para llevarles a tres familias. Es un montón. Un bolsón con mercadería para dos semanas, a tres familias, es un montón”, celebró Maru.

Lo que precisan ahora, más que nada, son los alimentos básicos para salir del paso: fideos, arroz, puré de tomate, polenta y leche. Además de todo eso, muchos les piden pañales con suma urgencia. “De eso no hemos conseguido nada prácticamente. Estamos todos pasando por una situación extraordinaria que es difícil para todo el mundo”, cerró. Lo que junten pueden llevarlo a Lamarca 256, en el barrio San Miguel, a dos cuadras de la estación. Si es una donación muy grande, Nosotras Solidarias puede acercarse a domicilio a buscarla. El contacto es: (0348)154366581.

Tela para barbijos

Una petición especial de Nosotras Solidarias, en esta oportunidad, radica en la gran necesidad que existe en este momento de barbijos para cuidar la salud del personal del Hospital Erill, no esencialmente de los profesionales médicos, sino más puntualmente de auxiliares, camilleros y staff de cocina.

Aclaran que, si bien el nosocomio se encuentra recibiendo insumos por parte de Provincia, quienes trabajan allí aseguran que emplean diariamente una cantidad excesiva de kits descartables de sanidad.

“Para que te des una idea, una sola persona de limpieza, en un turno de ocho horas, usa alrededor de entre 10 y 17 kits por día”, ejemplificó Maru, y explicó que “ellos a cada habitación que entran a desinfectar, tienen que cambiarse el kit”.

En este momento el hospital se encuentra priorizando la disponibilidad de barbijos para médicos y enfermeros, de modo tal que el resto del personal está recibiendo en menor cantidad, y hasta muchas veces se los compran o confeccionan por su cuenta.

“No es que les estén faltando, sino que la demanda es mucha, y utilizan cada vez más”. La tela específica que requieren para hacer los barbijos es la friselina gruesa, llamada tela no tejida. “Tenemos costureros amigos y colaboradores, así que si alguien tiene o puede conseguir, sería genial. Nunca nos dejamos de mover, ya hemos entrado en el Hospital y ahora lo que queremos es hacerles llegar personalmente estos insumos a la parte de limpieza, que son fundamentales”, cerró.