Medida de fuerza de choferes de la línea 60

RECLAMO SIN CORTE

Este jueves, por la mañana, trabajadores de la línea 60 se manifestaron, primero obstruyendo la entrada a los galpones que la empresa tiene en calle Mocoretá y Colectora Oeste de Ingeniero Maschwitz y luego subieron a las banquinas de Ruta Panamericana, mano a Capital.

A pesar de las primeras versiones que hablaron de un corte de ruta,  esto nunca se produjo por lo que la autovía circuló con normalidad.

Los choferes reclamaban una importante actualización del salario que ubicaban al básico en $100.000.

Miguel Álvarez, uno de los delegados de la empresa MONSA habló con FM Líder y explicó: “El principal problema que tenemos es la cuestión salarial de los trabajadores del transporte que se está negociando en el Ministerio de Trabajo y estas negociaciones las lleva adelante la Unión Tranviaria Automotor (UTA), en diálogo con la cámara empresaria. Porque nuestro salario quedó por debajo del índice de pobreza. Hoy, un trabajador, de bolsillo se está llevando 40.000 o 35.000 pesos, quedamos muy por debajo. La realidad que hoy vivimos es que los compañeros cobran el sueldo, pagan las cuentas y no queda un peso. Estamos atravesando una situación muy compleja. Las paritarias están empantanadas, porque lamentablemente nuestra paritaria está sujeta al subsidio que el Estado le brinda al transporte”.

Álvarez asegura que hay una puja entre las cámaras empresarias para pedirle mayor cantidad de subsidios al Estado y   los trabajadores quedan en medio del conflicto.

Mientras el personal asegura que los salarios no cubren la canasta básica, el reclamo constituye la duplicación de los actuales ingresos e intenta que estos lleguen a representar un salario básico de $100.000. “Esta es la cifra que en comparación ganábamos antes nosotros. Porque la plata se devaluó producto de la inflación. A plata de ahora necesitamos ese salario.

Por otra parte el gremio exige la equiparación de los haberes de las áreas de técnica y de administración con los de los choferes, que fueron declarados “esenciales” en la emergencia sanitaria.

“Ayer se celebró una audiencia en el Ministerio de Trabajo donde estuvieron las cámaras empresarias y el Estado les pide que se hagan cargo de las obligaciones patronales. Sabemos que las cámaras utilizan estas negociaciones para extorsionar al Estado. Pasó con Vicentín y cantidad de empresas. El Estado le tiene que dar plata pero cuando quieren investigar o controlar algo el Estado no puede intervenir porque es “propiedad  privada”.

Cabe señalar que dicha reunión paritaria del día jueves pasó a cuarto intermedio hasta el próximo miércoles 14 a las 14.30 horas. “Esperamos que ese día tengamos una solución a esta problemática” – dijo el delegado gremial.