Los impuestos en la Provincia de Buenos Aires, versión 2021

Por: Guillermo LoCane

El inicio del nuevo año calendario y fiscal llega con incrementos y modificaciones de gravámenes y tasas provinciales tales como patentes, inmobiliario e Ingresos Brutos.

Se espera un alza en la alícuota de Ingresos Brutos que tributan las entidades financieras y límites para los incrementos de los impuestos patrimoniales. En cuanto a los tributos sobre el patrimonio -inmuebles y automotores, entre otros-, la iniciativa del poder ejecutivo bonaerense establece un límite de 32% para los aumentos que se produzcan durante el año próximo, en línea la inflación estimada por Nación para todo 2020 y por encima de las previsiones para el año próximo (29%).

Sobre el Inmobiliario rural, también se actualizaron la tabla de alícuotas y regirá el tope de 32% para valuaciones de hasta $19,6 millones. El tope de incremento también estará vigente para las propiedades con valuaciones superiores pero que tengan tierra libre de mejoras hasta 2000 hectáreas.

Respecto del Impuesto automotor, en tanto, la Provincia actualizó las tablas para adecuarlas a las valuaciones de los rodados -automóviles, camionetas, camiones, pick-ups, jeeps y furgonetas- y fijó el mismo tope de aumento para 2021. La excepción a ese límite estará dada en los vehículos de más de $5 millones.

La Agencia de Recaudación de Buenos Aires (ARBA) será la encargada además de fijar las condiciones para acceder al beneficio de 20% de descuento en el gravamen para vehículos con menos de cinco años de antigüedad para los contribuyentes registrados en el impuesto sobre los Ingresos Brutos (IIBB).

En cuanto a las escalas de Ingresos Brutos, que pesa sobre profesionales y comerciantes, se mantendrá el esquema de alícuotas vigentes ante “la caída de la facturación producida en 2020 en gran cantidad de sectores por la pandemia”.

El esquema tendrá además alícuotas reducidas para empresas de menor facturación. El monto mínimo de los anticipos mensuales de este gravamen se fijó en $615. Y apunta a que sean los que tuvieron menor impacto de la crisis por coronavirus, quienes tributen más. Así eleva de 7% a 9% la alícuota de IIBB a las actividades financieras, mientras se grava con una alícuota de 4% a la utilización de plataformas digitales para comercializar bienes y servicios.