La Parroquia de Matheu reabrió sus puertas

BAJO ESTRICTOS PROTOCOLOS

Tal como lo establecieron las nuevas disposiciones para la flexibilización de la cuarentena en el AMBA, las cuales permiten la reapertura de los templos bajo estrictos protocolos de higiene y seguridad, y con rezos individuales, el pasado jueves reabrió sus puertas la Parroquia San Juan Bautista, ubicada sobre Ruta 25, en las proximidades de las vías del ferrocarril de la localidad de Matheu.

Después de cinco meses transcurridos a puertas cerradas, el templo volvió a recibir a los feligreses para rezos personales, retomando sus actividades de manera gradual y, por el momento, manteniendo la transmisión de las celebraciones y misas que se venían realizando varias veces a la semana de manera virtual, a través del Facebook Parroquia San Juan Bautista Matheu. 

A todos aquellos que deseen concurrir, se les ruega que respeten el protocolo establecido para poder ingresar, y especialmente el tiempo de permanencia en el espacio del templo, que fue únicamente habilitado para la oración personal. El máximo es de tres personas en el sector previamente marcado, que tendrán que ingresar con tapabocas, y se podrá permanecer dentro un tipo máximo de 15 minutos, con la prohibición de tocar las imágenes de los santos.

En el transcurso de la jornada se vaciarán las pilas de agua bendita y se procederá a la limpieza general y desinfección del templo luego de cada apertura.

Asimismo, como estará varios días abierto, aconsejan que traten de no presentarse de golpe, sino de manera espaciada. Los días horarios son: lunes, martes, jueves y sábados por la mañana, de 9.00 a 12.00.

Por su parte, se les solicita a los mayores de 65 años, pacientes de riesgo o con síntomas compatibles con el Covid-19 u otras enfermedades (gripe, resfrío, anginas, entre otros), que sigan rezando desde sus hogares, para poder cuidar también así la salud de aquellos voluntarios que durante el período de tiempo que permanezca abierta la parroquia estarán presentes prestando servicios en el establecimiento, sanitizando a todos aquellos que ingresen y desinfectando las instalaciones. 

“Estamos en un tiempo totalmente fuera de lo común y necesitamos que todos tomemos conciencia del cuidado que hay que tener. Agradezco de corazón su comprensión”, manifestó el Padre Pablo.