La Defensora del Pueblo y un balance sobre la gestión

En la emisora radial FM Líder 98.9, Rocío Fernández fue entrevistada para dar a conocer lo que dejó el año de trabajo del organismo que busca dar valor a los derechos de los ciudadanos.

“Cada una de las áreas, año tras año va subiendo exponencialmente en su nivel de atención y de demanda”, afirmó la Defensora del Pueblo Rocío Fernández, sobre el rol de importancia que va tomando el organismo para los vecinos. Esto lo expresó a partir de lo que indican las estadísticas que ha presentado la Defensoría en el Honorable Concejo Deliberante, y de ver en su propio rol de trabajo como los ciudadanos van ganando mayor participación.

Para Fernández, este lugar activo tiene que ver principalmente con dos variables: “una es la necesidad de la ciudadanía de acercarse, sobre todo en las áreas que tiene que ver con los asuntos sociales y el área de servicios públicos, por todo lo que tuvo que ver con los aumentos tarifarios y la inexistencia de la tarifa social. Por el otro lado, el área de mediación comunitaria está tomando una relevancia muy interesante”, expresó la defensora, y resaltó que esta última área es justamente la que junto a su equipo de trabajo a tener que potenciar este nuevo año que acaba de comenzar.

Por otro lado, destacó lo positivo que resultó el Programa “Escobar Sin Indocumentados”, en donde gente que hasta el momento nunca había podido tramitar su Documento Nacional de Identidad, logró estar en el registro. Esto permitió que gente de más de 60 años pudiera obtener su documentación. “Es muy interesante escucharlos a ellos en primera persona sobre cómo es atravesar la vida sin poder probar ser quien uno dice ser”, destacó la defensora. Además, explicó que en el desarrollo de este programa fue esencial contar con el trabajo en red de personal de salud y educación, ya que son quienes más frecuentemente se topan con estas situaciones, y pueden dar aviso que hay vecinos no poseen identificación personal, y así ayudarlos.

La tarea no sólo consiste en la defensa de derechos, sino que también aparece como parte importante la promoción de estos. Por esto, Fernández destacó como otro punto del año lo que fueron las jornadas a cargo del Instituto Nacional de Capacitación Política (INCaP), en las cuales se abordaron temas abiertos para la comunidad en general, como por ejemplo el voto joven, género derechos humanos, entre otros.

De cara al año que comienza, ya tienen en vistas distintas tareas. Una de ellas es terminar de darle forma al proyecto denominado Centro de Mediación Comunitaria. Como explicó la defensora, consiste en un espacio donde los vecinos van a plantear sus problemas, principalmente de conflictos vecinales, entendiendo que quizás esa sea la última instancia de diálogo que tienen de manera gratuita, sin necesidad de patrocinio jurídico, ni que un juez les diga lo que hay que hacer o cómo se soluciona ese problema. “Es una manera de que ellos puedan encontrar la manera de entender que quizás el problema existe, y que hay que deponer una parte para poder llegar a un entendimiento que genere una convivencia. Estoy muy satisfecha con los resultados. Generalmente el resultado es muy positivo, logran un entendimiento, sobre todo en los conflictos entre vecinos”.

Muchas veces resulta inabarcable la definición de a qué se dedica una Defensoría del Pueblo, ya que las aristas son muy extensas, porque se ocupan de todo aquello a lo que el sistema no llega. En este sentido,  Rocío Fernández reflexionó sobre alguna serie de cuestiones: “Esta democracia no solamente se limita a votar, a elegir y ser elegido, sino también generar nuevos espacios en donde haya participación ciudadana. El defensor del Pueblo, es nada más, ni nada menos, que ponerle voz institucional a los que sienten que no la tienen, o que no fueron escuchados”.  El rol del defensor no gobierna, ni toma las decisiones. “Solamente recomendamos y elaboramos alternativas frente a las problemáticas que recaen del sistema clásico, la división de poderes”. Posterior a esto, ejemplificó casos en los que los ciudadanos quedan disminuidos frente a instancias de conflicto, como lo puede ser un ciudadano frente empresas de servicios. “El rol del defensor de alguna manera es ese, acompañar críticamente. Porque también es necesario para aquel que tiene la difícil tarea de gobernar, alertar algunas cuestiones que se van cayendo del sistema. Entonces la defensoría se convierte en ese lugar que abarca toda situación que no fue contenida”.