Juan Martín Manghi: “No existen las condiciones necesarias para llevar adelante la presencialidad”

Después del anuncio por parte del jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, de que las clases comenzarán en CABA a mediados de febrero y que serán presenciales para todos los niveles educativos, el referente de SUTEBA Escobar Juan Martín Manghi adelantó que las condiciones sanitarias no están dadas para el regreso a la presencialidad.

“Los docentes somos defensores de la presencialidad y de nuestra función. Esto es algo que tiene que quedar claro de cara a la población. De hecho estuvimos ejerciendo a través de la virtualidad sin ningún tipo de ayuda del Ministerio de Educación: ni capacitación, ni insumos, ni conectividad para garantizar la educación. No es cierto que no ha habido clases el 2020, lo que hubo fueron grandes dificultades producto de una irresponsabilidad por parte de todos los gobiernos en relación a esta situación”, sostuvo Manghi.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ratificó que el 17 de febrero será la fecha en la que, finalmente, se reanudará el ciclo lectivo con las chicas y chicos de los primeros grados y años de cada nivel, para extenderlo la semana siguiente a toda la comunidad educativa. La decisión fue tomada pese a que los sindicatos de maestros vienen insistiendo en que la infraestructura escolar y la situación epidemiológica de CABA no permiten el regreso a la actividad presencial en las aulas.

“Ha salido una nueva resolución que impone la presencialidad y el conjunto de la docencia está rechazando esa imposición porque entendemos que no existen las condiciones necesarias en las escuelas para llevar adelante la presencialidad. Es una situación extremadamente riesgosa. Lo que se quiere imponer es un protocolo basado en burbujas, donde el docente debería estar frente a grupos reducidos”, expresó el referente de SUTEBA Escobar.

El documento donde se establecen los protocolos para la vuelta a las aulas, señala que la presencialidad “debe volver a ser la regla” y la virtualidad convertirse de nuevo en “excepción”. Todas las escuelas van a recibir un kit de limpieza, una guía de cuidados y los docentes de escuelas públicas contarán además con barbijos quirúrgicos.

Para el gobierno porteño, “la enorme mayoría” de las escuelas está en condiciones de recibir a todos los chicos y cumplir las medidas de seguridad, de distanciamiento, higiene y ventilación. Aquellas que por limitaciones edilicias no lo puedan lograr deberán presentar una propuesta al Ministerio de Educación, pero siempre que contemple como mínimo 4 horas de clases presenciales por día.

Sin embargo, la Sociedad Argentina de Pediatría estableció un índice en términos de en qué cuadro tiene que estar la pandemia para volver a presenciar las clases. Para que esto sea posible, se estableció que tiene que haber menos de 200 casos de coronavirus en los últimos 15 días por distrito, dividido por 100 mil habitantes. Al hacer ese cálculo, “tomando el distrito de Escobar, el municipio está 4 o 5 veces arriba por la Sociedad Argentina de Pediatría”.

Por eso mismo, durante la semana los docentes de los diferentes sindicatos adelantaron que harán un cese de tareas en tanto las condiciones sanitarias no estén dadas para el regreso a la presencialidad.

“El punto que estamos defendiendo es la salud. Un regreso a la presencialidad en estas condiciones, lejos de marcar una superación de la pandemia, la va a agravar. No es cierto que los docentes somos vagos. Nosotros queremos trabajar, de hecho lo hicimos de manera muy fuerte en el 2020. Lo que queremos preservar es la salud de los docentes y de las familias porque no se reúnen condiciones en este cuadro de la pandemia”, concluyó Manghi.