Iván Castromil, un referente nacional del Combate Medieval

Desde 2013 que es peleador de Combate Medieval, una disciplina que si bien es poco conocida, cada vez expande más su horizonte. Hoy, Iván se presenta como referente de la actividad en el país y con la posibilidad de ganar un nuevo título Nacional.
Ezequiel Cavallin (izq.) Iván Castromil (der.) en un torneo previo.

Iván Castromil Gonçalves es oriundo de Belén de Escobar, y con sus 29 años es uno de los peleadores más experimentados del circuito Nacional, y porque no, Latinoamericano. En una entrevista exclusiva con este medio nos cuenta de qué se trata su deporte.

Tiene experiencia en tres mundiales de combate medieval (2014, 2015 y 2016) y en cuatro Dynamo Cup, torneo ruso donde compiten los mejores clubes a nivel mundial y es considerado el más duro y difícil de todos. El escobarense es considerado uno de los mejores peleadores y tiene una nueva oportunidad para demostrarlo.


El próximo 6 de marzo, Iván se presentará en un torneo que forma parte del circuito de combate medieval que se llama CAF, para determinar quiénes se alzarán con el título nacional de profight. En la categoría de peso mediano masculino, el escobarense dará batalla frente a su rival, el cordobés Ezequiel Cavallin. El encuentro tendrá sede en el Microestadio Arena Pinar de Rocha y podrá verse a través de un streaming oficial que se dará a conocer por las redes sociales de CAF Medieval (Facebook e Instagram: CAF Medieval). Además de la batalla entre Iván y Ezequiel, habrá competencia por los títulos nacionales en Masculino peso liviano, Masculino peso pesado y Femenino.


A raíz de este campeonato, hablamos con él para que nos cuente más sobre un deporte nuevo pero con años de historia, ya que utilizan armas y armaduras réplicas de las utilizadas en la Edad Media por los caballeros y ejércitos, especialmente europeos.
En sus palabras el profight es “un deporte que comúnmente se lo llama combate medieval. Es una categoría donde se enfrentan dos peleadores en un combate de uno contra uno, con una armadura de entre 20 y 30 kilos encima”. Es un deporte de full contact, es decir, hay un contacto extremo entre los competidores y como dijo él “sí, nos pegamos en serio”. El reglamento de este deporte está desarrollado para cuidar lo mejor posible a los peleadores e indica cómo deben ser realizadas las armaduras y armas para evitar la mayor cantidad de lesiones posibles, como la falta de filo de las espadas o los lugares donde sí o sí deben protegerse a los peleadores.


La historia de este peleador con el deporte se inició cuando él realizaba una actividad llamada recreación histórica, que es estudiar un periodo histórico específico y tratar de recrear los usos y costumbres. Ahí fue aprendiendo de esgrima, la confección de armaduras, combate, etc. “En paralelo, unos amigos recreadores empezaron sobre un deporte de combate medieval en Europa, que no eran simples recreaciones de peleas, sino peleas reales, peleas deportivas” comentó.

Battle of the Nations

Cuando le consultamos sobre la experiencia en el Battle of the Nations, el llamado “mundial” del combate medieval, nos comentó: “El primer BOTN al que viajé fue a Croacia en el 2014, era el segundo mundial para Argentina. Se hizo al lado de un castillo medieval, en todo el patio se hacía el campamento de todos los competidores; era un campamento histórico, nada moderno podía verse. Fue una de las cosas más chocantes para ver, llega un punto donde no entendés si viajaste en el tiempo o que “corno” pasó“.

Y agregó: ”Y después viene la parte deportiva, la estrella es el combate grupal de 5 vs 5, ahí es donde por primera vez combatí contra gente de otro país. Fue algo que te hace un click en la cabeza. Nos tocó pelear con Rusia, los mejores de los mejores, de los mejores, y en el primer round les tiramos a 3, cosa que prácticamente ningún país podía hacer, a excepción de los otros 2 países del top 3 (Ucrania y Polonia). En el segundo round nos arrasaron, pero la sonrisa de haber hecho eso, y el escuchar a todo el estadio corear por Argentina es algo difícil de olvidar. Al perder pasamos a ronda de perdedores y nos toca a enfrentarnos con Ucrania, el 2do equipo más fuerte del deporte, dónde ganamos 1 round y estuvimos a punto de lograr el milagro de ganarles las pelea”.

Dynamo Cup

Despúes de esa experiencia Iván participó en la Dynamo cup, un torneo en Rusia donde sólo acceden los mejores equipos del mundo. “Arrancamos a pelear, sin dormir, sin comer, después de un viaje de más de 28hs. Prácticamente ninguno recuerda mucho de las peleas, fue el torneo más picante, más rápido y más violento al que nunca había asistido”.

Argentina tuvo su plaza y sorpresivamente pasaron a las rondas finales, entre los mejores equipos, algo que no había logrado ningún equipo por fuera de Europa del Este. “Nos toca pelear contra el mejor equipo de bohurt del mundo y la historia, el club Bern. El primer round fue un relámpago, perdimos de manera contundente. El segundo round fue más encarnizado, fue violencia en extremo, dónde descubrimos por fin que significaba pelear contra el mejor del mundo. Eso fue mi primer Dynamo cup a la que asistí, y la organización nos entregó un premio a la revelación del torneo”.

Entrenamiento

“Estoy entrenando en mi casa, me armé un mini-gym y sigo un plan de nutrición y entrenamiento físico a cargo de Federico Fischer, un entrenador que es peleador del deporte hace varios años, siendo uno de los mejores en Argentina. Con el hago toda la parte de acondicionamiento físico, tanto entrenamientos de fuerza, como coordinación, potencia o reflejos. Después la parte técnica es un entrenamiento personal, dónde repaso movimientos y técnicas ya aprendidas y trato de pulirlas. Los sparrings o entrenamientos con armadura los hago con el club Valherjes, del cual soy parte del equipo 1 después de dejar de pelear para CECM”. Según relata el atleta, es un deporte de mucha exigencia física por lo cuál debe sostenerse en base al entrenamiento y la alimentación adecuada ya que se utilizan armamentos que cargan con unos 30 kg extra a la persona a la hora de luchar.


Actualmente se puede entrenar en diferentes clubes repartidos en el país, siendo capital y el conurbano bonaerense donde más se aglomeran. Para los o las interesadas, el escobarense recomienda buscar en las redes sociales, “Combate medieval” y escribirle a cualquiera de los clubes para una mejor orientación.

El torneo

“Este torneo va a ser muy importante en varios aspectos, a nivel personal, pese a ser uno de los peleadores de mejor nivel que ha habido también llevo una cantidad de tiempo fuera del circuito: 2 años. Entonces hay ciertas cosas que uno tiene la necesidad de demostrar porque quiere demostrárselo a uno mismo más que nada. Y después es que el combate va a ser contra uno de los mejores peleadores de la actualidad, y uno de los mejor preparados a nivel físico del deporte en Argentina”. señaló.

Argentina, el deporte y el futuro

A nivel internacional, Argentina es el primer país latinoamericano en practicar el deporte, y el primer país del mundo en tener una capitana nacional mujer, Andy Di Francesco, quien fue la pionera también a nivel mundial para desarrollar la rama femenina de esta disciplina.


Ante la pregunta por el futuro que espera, tanto suyo como de la disciplina, nos respondió: “Mirá, yo quisiera que se reconozca de manera definitiva como deporte en Argentina. Además sería algo muy interesante de poder llevar a las escuelas como práctica deportiva, ya que existe modalidad para menores de edad, inclusive correspondería a dos materias que pocas veces interactúan como son la historia y la educación física. A nivel personal quisiera mantener y elevar el nivel deportivo para poder pelear algún BOTN o Dynamo más, aunque el mayor limitante siempre suele ser la cuestión económica”.

Iván representando a Argentina en una de las competencias internacionales “Battle of the Nations”