Incendio de pastizales: una marca registrada de las últimas semanas que afecta al medioambiente

El fuego ha sido un factor ambiental presente desde siempre en numerosos pastizales de nuestro planeta; por lo que ha modelado la estructura de la vegetación, favoreciendo y manteniendo su diversidad y estabilidad.

Por: Nicolás Morán

Los estudios sobre el fuego indican que su papel ecológico depende de su extensión, frecuencia, intensidad y severidad, así como de la estación del año en la que se produce. La ciencia de la ecología de los pastizales considera que el fuego, como disturbio natural, no causa daños al ecosistema.

Antiguamente, la humanidad utilizó el fuego para generar espacios abiertos para sus cacerías o desplazamientos, e incluso para alimentar el ganado. Y actualmente, en la ganadería de pastizales, con o sin conocimientos del comportamiento y los efectos del fuego, la gente aplica esta herramienta de manejo con regularidad.

La falta de conocimientos acerca del fuego hace que en algunos casos haya impactos negativos, por su uso excesivo (quemas recurrentes) o también por la prevención total de las quemas que determina situaciones de incendios incontrolables, cuando irremediablemente estas suceden.

En las últimas semanas, en distintos puntos de Escobar, este factor de incendio de pastizales es cada vez más frecuente, ya sea en campos, en zona de humedales o al costado de las vías.

En cualquiera de los casos, resulta muy difícil determinar el cómo se inicia el fuego, pero se puede deducir que no se debe a una para el manejo de pastizales con fines productivos y conservacionistas.

Los campos que son quemados son basurales o terrenos baldíos sin actividad agropecuaria, por lo que el uso del fuego para “control” en estos lugares es totalmente irracional. La práctica de fuego o quema controlada debe ser realizada por personal técnico capacitado e idóneo y en el momento oportuno.

Como se estableció con anterioridad, resulta imposible determinar el inicio de estos incendios, pero aún así el hombre siempre será el culpable.

Estamos acostumbrados a formar parte de una sociedad que para eliminar los montones de basura, la misma se incendia. Muchas veces esa basura está tirada en algún descampado y el fuego se extiende y consume a los pastizales.

Otras veces, el simple hecho de arrojar una colilla de cigarrillo encendido por la ventana de un vehículo o mientras se va caminando, si esta no se apaga con anterioridad, puede provocar incendios de grandes magnitudes. No solo es letal en el humano el cigarrillo, sino que lo es también en la naturaleza.

Ahora bien, ¿pueden estos incendios originarse espontáneamente sin participación del hombre? La respuesta es dudosa. Hay expertos que apuntan a una conexión entre el creciente número de incendios y las temperaturas oceánicas más cálidas como resultado del cambio climático.

Sin embargo, estos mares cálidos que actúan como aceleradores de fuego también son consecuencias por actuaciones del ser humano.

Los gases del efecto invernadero producidos por el hombre han elevado la temperatura promedio de la Tierra en un grado Celsius estimado desde el siglo XIX. La superficie del mar también se ha calentado 0,8 grados centígrados. Cuanto más cálido se vuelve el océano, menos energía y CO2 de la atmósfera es capaz de absorber y almacenar el agua.

De esta manera, si bien los incendios son en realidad un proceso natural en la regeneración y renovación de los ecosistemas, el 96% de estos provocados deliberadamente o causados involuntariamente por los humanos. Solo el 4% de los incendios se dan naturalmente, por ejemplo, debido a la caída de rayos.

De todos modos, sea cual sea el origen de estos incendios (por parte del hombre o de la naturaleza), no podemos dejar que sigan sucediendo en los distintos pastizales de Escobar. No importa si es un incendio mayúsculo o uno pequeño, en ambos casos son pastizales que al ser quemados contaminan a nuestro distrito y al planeta.

Estamos lidiando con un efecto de retroalimentación. Los incendios continúan aumentando los gases de efecto invernadero en la atmósfera. Cuidemos el ambiente en nuestro distrito, evitemos los incendios y salvemos el planeta.