Fernández firmó el decreto en los que prohíbe los despidos por 60 días

El Gobierno nacional prohibió hoy por dos meses los despidos “sin causa justa o disminución de trabajo y fuerza mayor”, así como también las suspensiones “por las causales de fuerza mayor o falta o disminución de trabajo”.

A través del decreto 329/2020, publicado en el Boletín Oficial y con la firma de todos los integrantes del Gabinete nacional, la administración de Alberto Fernández determinó la suspensión de los despidos por dos meses, en medio de la crisis sanitaria y tras las críticas al sector empresarial.

La determinación se dicta “en el marco de la emergencia pública en materia económica, financiera, fiscal, administrativa, previsional, tarifaria, energética, sanitaria y social”, cuya ley ahora fue prorrogada hasta el próximo 12 de abril.

“Prohíbense los despidos sin justa causa y por las causales de falta o disminución de trabajo y fuerza mayor por el plazo de sesenta (60) días contados a partir de la fecha”, precisó la publicación oficial.

El decreto puntualizó que “la crisis económica en que se encontraba el país se vio agravada por el brote del nuevo Coronavirus”.

Además, se dispuso prohibir las suspensiones “por las causales de fuerza mayor o falta o disminución de trabajo”, siempre dentro de los próximos 60 días. .

La determinación se da luego de que se conociera que la constructora del Grupo Techint pretende concretar 1.450 despidos y el Ministerio de Trabajo dictara la conciliación obligatoria durante 15 días en el conflicto.

Este miércoles el Presidente aseguró que “el esfuerzo de los empresarios tiene que ser no dejar a la gente sin trabajo” y destacó que el Estado puso en marcha “una batería de medidas para ayudar” a mantener las fuentes de empleo.

De ese modo, el jefe de Estado renovó sus críticas a quienes despidieron personal durante el el aislamiento obligatorio y consideró que eso es “lo peor” que se puede hacer “como argentinos en esta instancia”.

Tras conocerse el decreto, la Asociación de Abogados y Abogadas Laboralistas celebró la decisión al afirmar que “constituye una herramienta indispensable para proteger a los sectores más vulnerables de la población en la crítica coyuntura social y económica” del país.

“Asistimos a numerosos ejemplos de empresarios que aprovecharon el aislamiento obligatorio para ensayar despidos con indemnizaciones reducidas”, apuntó la entidad y alertó que también registró “miles de casos de empresas que presionaban a trabajadores de actividades no esenciales a asistir igualmente a los establecimientos de trabajo”. (NA)