Faltan cigarrillos por la crisis de las tabacaleras

El impacto del coronavirus en la actividad productiva derivó en un faltante de stock. “No hay cigarrillos” rezan los carteles en varios kioscos, mientras otros los venden hasta 500 pesos el paquete de 20.

Según el sector, la crisis que atraviesan tiene impacto directo en todos los eslabones del rubro. Más allá del panorama actual, el alargamiento de la cuarentena genera preocupación entre los productores.

A partir de las prolongadas medidas de aislamiento social, la venta de la materia prima a los fabricantes y la elaboración del producto final se vieron fuertemente afectadas. Los productores acumulan tabaco, pero en los quioscos comienzan a tener faltante de stock para los consumidores.

Sugestivamente, los productores tabacaleros estuvieron reunidos por teleconferencia entre los representantes del rubro por el tema de los precios y allí algunas empresas que fabrican los cigarrillos anunciaron que no iban a adquirir la producción. “Como no podemos fabricar ni vender ¿para qué vamos a comprar tabaco? Eso para nosotros significa una pérdida muy grande. Al bajar la venta de cigarrillos, no va a ingresar dinero al Fondo Especial de Tabaco”, advirtieron, para luego explicar: “Debido a la pandemia, no está permitida la apertura para la fabricación de cigarrillos de Buenos Aires. La situación es grave. Más allá de los 2 millones de kilos que tenemos (sin vender), no se recauda. Al no haber venta, no hay impuestos, y el Fondo Especial del Tabaco no va a tener ingresos para pagarle al productor. Es toda una cadena”.

Como era de esperar, entre los kiosqueros aparecieron varios especuladores que encarecieron el valor real a precios inimaginables. Un atado de Marlboro de 20 cigarrillos a $500 y uno de 10 a $250. Desde el sector repudiaron la acción e invitaron a las comunas a realizar inspecciones y multar como se ha hecho en provincias del norte argentino, donde incluso se han producido clausuras.