Escruche en comercios de Tortuguitas

En horas de la noche de ayer, más precisamente alrededor de las 21.00, un sujeto que hasta el momento no ha logrado ser identificado, pero cuyo rostro quedó grabado en las cámaras de seguridad, ingresó con fines delictivos en dos comercios de la localidad de Tortuguitas, una conocida parrilla ubicada en la esquina de Golfers y La Esperanza Golf Club, y un establecimiento del rubro dietética situado en las inmediaciones.

Las imágenes registradas circularon en las redes sociales, difundidas por los propios comerciantes de la zona con la esperanza de que el individuo que allí figura sea reconocido, dado que, según datos recabados, se trata de una persona vista anteriormente merodeando por el lugar, por lo que además solicitan a los vecinos estar atentos y tomar precauciones.

El maleante irrumpió por la parte traserade la parrilla mientras no había nadie más en el establecimiento, luego de arrancar la puerta, extremadamente pesada y con muchas trabas, por lo que los investigadores suponen que dedicó mucho tiempo de trabajo al ingreso. Acto seguido, se dirigió al depósito, de donde sustrajo varios cortes de carne y, provisto con una barreta, violentó la caja registradora, llevándose escaso dinero en efectivo que se encontraba en su interior. 

Finalmente, encontró un teléfono celular y se lo guardó en el bolsillo, para luego cargarse al hombro un televisor de pantalla de 50 pulgadas.

Desafortunadamente en el lugar, que cuenta con un total de 16 cámaras de seguridad, si bien se activó la alarma, no sonó la sirena, por lo que el sujeto continuó trabajando en el interior sin ser alertado. Asimismo, ninguna de las tres cámaras colocadas en la calle lograron captarlo ingresando o saliendo, motivo por el cual actualmente la policía continúa investigando cómo fue que logró desplazarse por las arterias circundantes sin ser notado y/o saltar los distintos paredones de los edificios con todos los objetos robados a cuestas.

“Esta zona, que fue siempre bastante vigilada y tuvimos contacto con todos miembros de la policía, ahora está totalmente abandonada; no hay ningún tipo de patrullaje. A la noche están todos los comercios a la buena de Dios”, expresó a este medio el propietario de la parrilla, luego de lo ocurrido.