Encuentro en Maschwitz para conmemorar el Día Nacional del Agua

Hace algunas semanas se festejó el Día Internacional del Agua y, el pasado miércoles, se celebró el día nacional de este recurso natural.

Así, en el marco de estas celebraciones, un grupo de vecinos de distintos sectores de la provincia se reunió en Ingeniero Maschwitz, a la vera del Arroyo Garín, para conmemorar a este elemento imprescindible de nuestra vida.

“Nos encontramos a cantarle al agua y a limpiarla tanto en lo físico como en lo energético. Estamos muy agradecidos y contentos porque de aquí surge un grupo para seguir la limpieza sucesiva del arroyo junto al grupo de ambientalistas de El Talar para seguir la recuperación y el embellecimiento de los puentes de Maschwitz”, expresó una de las vecinas presentes.

Desde su punto de vista, un vecino de zona sur manifestó que lo importante en estaas actividades es “no olvidarse de lo simple. Poder no sólo observar si el agua está contaminada con objetos que tiramos, sino también ir a lo simple de lo que va sucediendo en cadena”.

Con esto hace referencia a que la contaminación del agua surge, además, de pequeños actos como cuando un perro rompe una bolsa de basura y los residuos luego llegan al agua; o como cuando los desagües transportan el jabón de los lavarropas a los arroyos.

“Esa mirada de lo simple es lo que quiero aportar. A veces nos vamos a lo complejo de pensar en las industrias o las políticas, y lo que nosotros estamos queriendo transmitir, a través del canto y de reunirnos acá, es lo simple. Eso si se puede transmitir en masa y de corazón a corazón. Que cada vecino concientice que hay que trabajar en lo simple para ayudar a lo macro”, agregó.

Niños, adolescentes, adultos; gente de todas las edades provenientes de San Miguel, Zárate, Ingeniero Maschwitz, Campana y Malvinas Argentinas participaron de las distintas actividades.

“Es muy importante articular una unión entre los que trabajan la ambientalista y los que trabajan desde lo ceremonial, respetando las cosmovisiones más antiguas de cómo estaban conectados con el agua de otra manera que nosotros fuimos perdiendo. Conectar también con los niños, para que ellos vean también a sus papás colaborando con la limpieza, porque es unir desde lo más pequeño hasta lo más grande. Todo va sumando a la sensibilidad que fuimos perdiendo: volver a sentir el agua que somos, el agua que nos rodea, nutre y sana”, concluyeron en el emocionante encuentro.