Encontraron ahorcado a un hombre en su casa

En una semana teñida por la decisión de personas que atentaron contra su vida, nuevamente en Belén de Escobar debemos informar el presunto suicidio de un hombre. Lo encontraron colgado en el interior de su domicilio y, presuntamente, la muerte dataría de dos o tres días atrás. 

Dramática situación vivieron ayer vecinas de Escobar cuando decidieron visitar a un hombre a quien todos conocían como “Willy”. Golpearon las manos en Juan XXIII N° 15, del barrio Villa Bourdet y, al no obtener respuesta, decidieron ingresar al patio y tocar en la puerta de entrada a la vivienda. 

El Hedor y las moscas las tomaron por sorpresa por lo que, sospechando lo peor, llamaron a otra persona para que intente investigar qué estaba pasando en esa casa. Al asomarse por la ventana vieron colgando del techo el cuerpo de una persona.

Tras el alerta emitido, al lugar acudió personal de la Comisaría Escobar Primera, del SAME y Bomberos Voluntarios de Escobar.

Los voluntarios acudieron en el móvil 21, de rescate, bajo el mando del Ayudante Auci y tuvieron la tarea de abrir la puerta para que pudieran ingresar los médicos y la policía.

Al entrar, los facultativos del SAME constataron la muerte que, por el estado de descomposición que presentaba el cadáver, dataría de dos o tres días atrás. 

Willy era un hombre de aproximadamente 41 años de edad y, de acuerdo a los datos obtenidos por El Diario de Escobar en la escena de la tragedia, a algunos vecinos les manifestó que había conseguido trabajo para pintar un barco y que se iba a ausentar por varios días, por lo que sospechan que tal vez la fatal decisión la estaba manejando desde tiempo atrás.

Los vecinos, además, constataron que hacía varios días que no lo veían.

En el barrio Willy era muy conocido por su cortesía y amabilidad con la que se dirigía. Si bien hubo un tiempo en el que las drogas habían desviado el rumbo de su vida, desde hace un tiempo atrás -específicamente desde una cirugía a la que fue sometido- parecía que se “había puesto las pilas” y trabajaba en salir adelante, por lo que el anuncio del nuevo trabajo no fue sorpresivo para nadie.

Willy no tenía un trabajo formal y trabajaba de “changas”. Su manera de mantenerse y ganar unos pesos era lavando autos en su domicilio, tarea por la que tenía varios clientes frecuentes.

Ayer por la tarde se esperaba la llegada de Policía Científica, por lo que la escena estaba siendo resguardada por personal policial.