El ropero solidario se reprogramó para mañana miércoles

PARROQUIA SAN JUAN BAUTISTA DE MATHEU

Tal como lo habían advertido, en caso de mal tiempo la jornada sería pospuesta para otra fecha, y así ocurrió. Lograron, sin embargo, concretar el pasado sábado sus actividades planeadas en el marco del homenaje a San Cayetano, santo patrono del pan y del trabajo, cuyo día se celebró el pasado viernes 7 de agosto. Sin embargo, como durante la fecha llovió, tuvieron lugar en la Parroquia de Matheu al día siguiente. 

El ropero solidario a beneficio de la comunidad, que fue publicitado a través de las páginas de este matutino, finalmente no pudo concretarse por causa de la lluvia, factor que los organizadores ya tenían previsto al tratarse de una actividad que obligatoriamente debe llevarse a cabo al aire libre, con motivo de respetar las medidas de sanidad. 

En tales circunstancias, han decidido reprogramar la fecha para mañana miércoles, 12 de agosto, en el mismo horario, desde las 10.00 y hasta las 15.00, o hasta que se termine la vestimenta para entregar.

Para aquellos que concurran, desde la Parroquia San Juan Bautista ubicada sobre la Ruta 25, en la localidad de Matheu, vuelven a aclarar que deberán respetarse todas las normas de sanidad, sin excepción, presentándose sin niños, ingresando de a tres personas por vez y observando el distanciamiento social. Todos deberán asistir con un tapabocas puesto, sin excepción. En caso de lluvia, será nuevamente pospuesto. El máximo es de diez prendas por persona, que por cuestiones de protocolos de prevención no se podrán probar. La jornada es organizada con el apoyo de Cáritas.

Asimismo, y pese al mal tiempo, las celebraciones por el Día de San Cayetano del pasado viernes 7 pudieron concretarse finalmente durante la jornada del día sábado, en la que lograron exponer la imagen en la vereda y el templo estuvo abierto de 9.00 a 12.00 para que los vecinos pasaran a buscar su pancito bendecido. 

Asimismo, hacia la noche se realizó la misa en vivo por su página de Facebook, durante la cual el párroco bendijo las manos de los trabajadores y se recibieron intenciones por parte de aquellos que rogaron por un milagro al santo.