Edenor deberá facturar en base al menor consumo de los últimos tres años

Lo venía haciendo de manera contraria y llovieron denuncias y reclamos de usuarios que no están en condiciones de pagar debido al “parate” económico, derivado del aislamiento social obligatorio.

La compañía, al igual que Edesur, deberá utilizar el menor registro de 2017, 2018 o 2019 para emitir las boletas. Hasta ahora lo hacían según una estimación de los últimos meses, ya que los empleados no están haciendo lecturas reales de los medidores debido a la cuarentena.

El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) convalidó, ahora, la decisión de que las distribuidoras Edenor y Edesur deberán utilizar el menor registro de los tres últimos años para emitir la factura durante la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus. Lo hizo a través de la resolución 27/2020 publicada en el Boletín Oficial.

El ENRE dispuso la constitución de una mesa de distribución y otra de transporte de energía eléctrica, de la cual participarán las empresas de ambos sectores para coordinar tareas durante la emergencia. Deberán realizar la estimación del consumo de usuarios residenciales utilizando el menor registro de consumo correspondiente y modificar la fórmula, en la actual coyuntura en que no se puede tomar registro presencial de los medidores.

De esta manera, el ENRE adoptó similar criterio al que días atrás implementó el Ente Nacional Regulador del gas (Enargas).

En este caso, el ENRE tiene alcance solamente a las compañías distribuidoras de electricidad que cubren el Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA), ya que el resto de las compañías son de jurisdicción provincial. Por otra parte, instruyó a las distribuidoras a reforzar los canales de atención al cliente para garantizar los derechos de los usuarios del servicio.

La nueva fórmula de estimación tendrá vigencia hasta que se normalicen las tareas de lectura de medidores, limitadas en la actualidad por la vigencia del aislamiento obligatorio.

A su vez, se dispuso que las eventuales diferencias que surjan entre las lecturas reales y lo que se haya facturado a los usuarios, serán evaluadas oportunamente y se establecerán los procedimientos para su tratamiento, ponderando los derechos y posibilidades de los mismos.