Día del Canillita

Este 7 de noviembre se celebra nuevamente otra jornada dedicada a los vendedores de diarios, revistas y otros productos derivados de la prensa gráfica.

La fecha elegida se remonta a finales del siglo XIX gracias a una ocurrencia que tuvo en Rosario el dramaturgo rioplatense, Florencio Sánchez.

Era el verano de 1898 cuando comenzó la distribución del diario La República, antes de esa fecha los diarios se comercializaban sólo por correo, por suscripción, o comprándolos directamente en el lugar de la impresión.

Pero esa vez un grupo de niños irrumpió las avenidas rosarinas, llevando los ejemplares bajo el brazo al grito de ¡La República a medio peso!

Y esa forma de vender ejemplares fue la gran novedad.

F. Sánchez, que era además periodista y el Jefe de Redacción de La República, vio dentro de ese grupo de niños a un muchacho con unos pantalones que le quedaban cortos y le dejaban a la vista las canillas, los largos huesos de sus piernas muy flacas. Entonces creo un texto para teatro basándose en esos muchachos y lo llamó Canillita. 

Hasta aquí la historia oficial.

Pero para nosotros existe una historia personal. El 8 de abril de 1997 nacía El Diario de Escobar, y con él la oportunidad de muchas mujeres y hombres de dedicarse a esta tarea de la venta callejera de diarios que le ha permitido a tantas familias el ingreso de dinero a sus hogares día tras día. En algunos casos como único sustento, y en otros como un adicional de ingreso de dinero, a contra turno, de otra labor para sumar a la casa o engordar el puchero. 

Lo cierto es que cientos de estos hombres y mujeres fueron también artífices de la labor diaria porque gracias a ellos el diario llega a las manos y hogares de los escobarenses. A este grupo se suma, y de manera también destacada, los kioscos de Diarios y Revistas que lo hicieron posible. 

De allí nuestro reconocimiento y agradecimiento a nuestros “canillas” de hoy, y a todos los que pasaron en estos más de 23 años de vida y ya son parte de nuestra familia. 

Feliz Día para Todos.