Ancestros indígenas volverán a su tierra natal

El hito histórico de la primera restitución de restos humanos a pueblos originarios en el Gran Buenos Aires es un triunfo de Punta Querandí y de todo el movimiento indígena. Además, dejó importantes definiciones de los distintos actores institucionales involucrados.

Tal como adelantara este medio, el sábado 6 de marzo en la sede del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano (INAPL), tuvo lugar la restitución de restos humanos de 8 antepasados a la Comunidad Indígena Punta Querandí de Dique Luján (Tigre), que próximamente los reenterrará en sus lugares ancestrales, convirtiéndose en el primer caso en el Gran Buenos Aires.

El acto oficial tuvo tres momentos, de los cuales la comunidad solicitó que sólo haya cobertura fotográfica del último. Primero se realizó una ceremonia entre los ancestros y los miembros de Punta Querandí, sin la presencia de funcionarios y funcionarias. A continuación, ingresaron Fernando Pepe del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), la presidenta del INAPL, Leonor Acuña; y Pedro Delheye, responsable de la Dirección Provincial de Patrimonio Cultural. En ese momento, se constataron los restos humanos que fueron desenterrados en los ’90 de los sitios Arroyo Garín, La Bellaca 1 y La Bellaca 2, y la comunidad los pasó a tres cofres de madera. Paso siguiente, en la misma sala, con menos presencia de comunerxs y más autoridades de las instituciones que intervinieron en el proceso, se firmaron las actas correspondientes y cada uno tomó la palabra para compartir sus reflexiones.

Desde Punta Querandí compartieron un recuento de las definiciones políticas expresadas mediante declaraciones desde Nación, Provincia y Municipio, acompañadas de la cobertura fotográfica de Fabián Martínez (DD.HH. Bonaerense).

HISTÓRICO, COMBATIVO Y REPARADOR

La presidenta del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas, Magdalena Odarda, calificó el acto como “un gran momento porque es un proceso de mucha lucha de la comunidad de Punta Querandí en Tigre, es la mayor restitución que se ha hecho en la provincia de Buenos Aires y está en el marco que ha dado el presidente de la Nación en la apertura de sesiones ordinarias del Congreso: la reparación histórica”.

“Este paso que se ha dado aquí va a ser visto y va a ser imitado ojalá por muchas comunidades. Los restos humanos que se encuentran en museos o en colecciones privadas y públicas, tienen que descansar en paz en sus territorios”, señaló en declaraciones al Periódico Renacer.

Esta restitución es “histórica” y “combativa”, subrayó Fernando Pepe, coordinador del Programa de Restitución de Restos Humanos del INAI, ya que “la comunidad resistió contra todo y todos desde 2004″.

Desde el Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano, donde se desempeñan los arqueólogos que tenían los restos en su poder desde los ’90, destacaron que “fue una jornada importante, sensible y cuestionadora, en la que la comunidad de Punta Querandí afirmó su identidad, sus derechos y sus reclamos”.

Así mismo, expresaron que “las leyes, en cuyo marco se hizo este acto, marcaron un cambio significativo y muy positivo en la relación entre las comunidades académicas e indígenas, aun en la tensión que requieren las modificaciones de la práctica profesional”.

La Defensoría del Pueblo de Nación, quien estuvo representada a través de su máximo responsable, Juan José Böckel, calificó el acontecimiento como un “acto trascendente” y destacó el rol fundamental de la Defensoría en la restitución “gracias a búsqueda y entrecruzamiento de datos que posibilitaron localizar los restos”.

“UN FARO PARA OTRAS COMUNIDADES”

Desde la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Provincia, su responsable Matías Moreno destacó que se vivieron “muchas matanzas y genocidios” y “por eso es importante en la reparación histórica un Estado presente”. En ese sentido, subrayó que “es muy importante que en términos ejecutivos se haya trabajado con el municipio, la provincia y la nación” y mencionó la voluntad de seguir dando respuestas a las demandas de los pueblos originarios.

Nehuen Sosa, responsable del Consejo Provincial de Asuntos Indígenas (CPAI), dijo a los comunerxs que “no todas las comunidades lograron lo que lograron ustedes hoy”. “Esta restitución y su logro tiene que ser un faro para las otras comunidades”, agregó Nehuen, quien estuvo acompañado por Lucía Mazzitelli, Directora de Fortalecimiento Intercultural del CPAI, el abogado diaguita Benito Espíndola del área de Enlace Institucional y el delegado qom Diego Peralta del Consejo Indígena de Buenos Aires (CIBA).

Por su parte, Roxana López, ex concejal de Tigre y actualmente diputada bonaerense, declaró: “El Estado tiene que saldar la deuda histórica con los pueblos originarios y el gobierno de Axel Kicillof demostró que tiene ese compromiso”. “Vamos a seguir trabajando junto a la Subsecretaría de Derechos Humanos provincial para acompañar a las comunidades indígenas en sus propuestas y actividades”, expresó la legisladora.

Otro actor institucional presente, la Defensoría del Pueblo de la Provincia, tuvo una intervención clave en 2017 durante el juicio de desalojo contra Punta Querandí. Su responsable Guido Lorenzino acercó una resolución elaborada para este acontecimiento y luego publicó en su red social: “Vivirlo fue muy emocionante. Nos parece tan importante que decidimos declararlo de interés institucional. Felicitaciones a la comunidad!”.

“UN NUEVO CICLO”

Representando a la Intendencia, en el acto oficial estuvo la subsecretaria de Derechos Humanos, Natalia Reynoso, quien señaló que la restitución “es un paso para reconocer los genocidios como un plan sistemático en nuestra región”. Desde su área también remarcaron que “este hecho histórico es además el primero del Gran Buenos Aires y tiene un alto consenso en los vecinos y vecinas aledañas”.

Por su parte, el jefe comunal Julio Zamora recibió a los representantes de pueblos originarios al regresar a Tigre, donde se firmó un acuerdo de guarda temporal de los restos hasta sus reentierros definitivos. Allí expresó a los medios que “es un acto reparador y un hito muy importante” que se suma a otro triunfo que es el proceso de reconocimiento de la propiedad comunitaria, para que en Punta Querandí “se desarrollen políticas destinadas a visibilizar las problemáticas que viven los pueblos originarios, para que puedan inculcar los idiomas para que no se pierdan y todas aquellas cuestiones que tienen que ver con mantener de pie y viva la historia de aquellos que vivieron antes de los españoles aquí”.

Días después, el intendente Zamora se refirió a la restitución de ancestros en su discurso de apertura de las sesiones en el Concejo Deliberante. Allí destacó la lucha de más de 10 años de Punta Querandí y señaló que los reentierros “van a significar un nuevo comienzo en esta política de derechos humanos que también tiene que ver con la comunidad de pueblos originarios”.