Destacan la buena atención de las UDP y el hospital Kirchner

“NO TODO ESTÁ PERDIDO”

Elena Palacios, vecina de Garín, se contactó con este medio para hacer público el agradecimiento hacia los servicios de salud locales, tras la excelente respuesta brindada ante una situación crítica que le tocó vivir con un familiar. 

Todo comenzó cuando el paciente, un hombre de apellido Quintana, se descompensó y fue llevado a la Unidad de Diagnóstico Precoz de Garín, donde la mujer manifestó que fueron muy bien recibidos en el mostrador, como primera instancia. 

En ese momento era necesaria una ecografía y un análisis de sangre. No pasó mucho tiempo hasta que el hombre fue recibido por un médico clínico que “lo llamó inmediatamente y lo atendió de diez”. Acto seguido fueron derivados al Hospital Néstor Kirchner, ubicado en Maquinista Savio, para la internación del paciente. Sin embargo, al llegar no contaban con la orden del médico. 

“Pensé que tenía que volver a la UDP de Garín, pero la recepcionista me dijo que fuera a la de Savio, ubicada a tres cuadras”, relató la mujer, en entrevista con este medio. “Fui ahí y me atendieron como los dioses”, remarcó. Sin embargo, no había camas de internación en el nosocomio, por lo que a través una amiga se logró poner en contacto nada menos que con el director del PAMI de Maquinista Savio. “La verdad, se portó, me llamó, se ocupó y lo hicieron esperar en la camilla con suero hasta que le consiguieron una cama. Dados los problemas que hay, y más con la pandemia, es difícil”, estableció. 

La historia tuvo un final feliz: lograron conseguir la cama en el Hospital Néstor Kirchner y lo pasó a buscar una ambulancia. La vecina fue nuevamente bien recibida en el mostrador, donde se le brindaron todas las explicaciones previas a la intervención quirúrgica. El propio doctor se contactó con ella ese día a la noche para decirle que la operación había salido muy bien. 

“Todo esto me extraño muchísimo, porque ¿qué médico o qué enfermera se ocupa de así de una persona? Por eso quiero que se haga público, para que sepan que a estos lugares se puede ir, que no todo está perdido y que hay gente de bien”. El médico le aseguró además que ya tenía una cama para quedarse en el nosocomio y que, al no poder visitarlo por cuestiones preventivas, ante cualquier novedad iban a volver a contactarla. 

“Me pareció increíble que en un lugar público me hubieran tratado tan bien, y me parece increíble que Garín y Savio tengan tan buena atención. Uno va a un mostrador público y lo patean, por eso quiero hacer esto público, para que la gente sepa y se pueda ir a atender a esos lugares. Yo estoy jubilada, tengo la mínima, pero igual pago mis impuestos, porque siempre pienso que la Comuna necesita de su granito de arena. Sea poco o sea mucho, por lo menos algo va a ser, ¿no? Muchas gracias”, finalizó.