Después de labrarle un acta, no tiró más ramas al vecino

Los vecinos del lugar, se quejaron porque un propietario tenía en el cerco de su vivienda ligustros que invadían el espacio público. Además, el hombre ocupaba la vereda a otro vecino con los restos de la poda. Luego de una notificación, el problema fue solucionado.

El gran crecimiento que tenía el ligustre que el vecino no emprolijaba, producía que los vecinos tuvieran que caminar por la calle. Además, él sacaba otros restos de poda y los tiraba a la vivienda de en frente, o sino, lo dejaba en la vía pública. “El mismo vecino que ayer estaba sacando poda y la estaba dejando en frente del otro vecino, lo está haciendo otra vez, y lo que le tiró al vecino, nunca se lo sacó”, puso en preaviso una vecina a los demás miembros del barrio, y dijo que daba aviso a la UGC correspondiente.

La vecina explicó que al vecino en un principio se le había notificado con acta para que libere la banquina de las enredaderas que cubrían ese espacio público. “Ayer labré acta de notificación por depósito de residuos en la vía pública”, expresó.

 Luego de esta notificación de los demás propietarios, finalmente el vecino realizó la poda de las enredaderas que invadían el espacio público, y además, debido a un acta que le labraron, la resolución fue que ahora tiene que ingresar los restos de ligustre al domicilio.