Desplazaron a jefes policiales tras el femicidio de Úrsula Bahillo

Autoridades de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense dispusieron la intervención de la comisaría de Rojas y también de la seccional de la Mujer de esa ciudad provincial, tras el femicidio de la joven Úrsula Bahillo, de 18 años.


La decisión, respaldada por el jefe de la Policía bonaerense, Daniel García, y por el ministro de Seguridad provincial, Sergio Berni, busca establecer el grado de responsabilidad que tuvieron la cúpula de la comisaría de Rojas y la dependencia especial de la Mujer en el femicidio de la joven.


Bahillo fue asesinada el lunes pasado a puñaladas en una zona rural cercana a Rojas, en Guido Spano, por su ex novio. Un agente de la Policía bonaerense llamado Matías Ezequiel Martínez, de 25 años, que se encuentra actualmente internado en Pergamino por heridas que él mismo se provocó, al parecer, tras el ataque a la adolescente.


La determinación de desplazar a los jefes policiales de Rojas también se produjo después de los incidentes que se registraron en la noche del lunes en esa ciudad frente a la comisaría local tras conocerse la noticia del femicidio.


La madre de Bahillo, Patricia, reclamó prisión perpetua para el asesino. “Lo que nosotros queremos para él es perpetua”, enfatizó la mujer en declaraciones a la prensa en la puerta de su casa, en esa localidad bonaerense: “Está con vida, que pague en la cárcel”, agregó con relación a Martínez.


“Lo único que pedimos es que él viva para que la Justicia se encargue”, dijo Patricia, que consultada acerca de la visita de Berni, en la víspera, elogió al ministro de Seguridad bonaerense y a su secretario y remarcó: “Compartió con nosotros el dolor”.


También precisó que su hija iba a cumplir 19 años el próximo 26 de febrero, señaló que durante su relación con Martínez en forma “constante” recibía “amenazas de muerte”, y ratificó que el acusado estaba con un certificado psicológico y no psiquiátrico, y que tampoco estaba medicado.


“Fueron siete meses de amenazas de muerte constantes”, dijo, y finalmente remarcó que se siente “entera”, al menos hasta que se reencuentre con su hija: el cuerpo le será devuelto a la familia una vez que finalice la autopsia.

Marcha

Un grupo de familiares de víctimas de femicidios se movilizó ayer hacia Plaza de Mayo para reclamar Justicia por el asesinato de Úrsula Bahillo y exigir que “el Estado tome medidas concretas” que frenen la violencia de género.


La manifestación se realizó al mediodía en Plaza de Mayo y de la misma participaron, entre otros, el actor Tomás Fonzi, quien leyó los 44 nombres de las víctimas asesinadas en lo que va del 2021.


Tras la concentración, las organizaciones entregaron en la Casa Rosada una carta para pedir una audiencia con el presidente Alberto Fernández.
Entre los participantes a la marcha estuvieron los padres y madres Lucía Pérez, Carla Sigou y Araceli Fulles, todas víctimas de femicidio.


En diálogo con el canal de noticias TN, Fonzi dijo: “Ver esos ojos, miradas y ese dolor no hace otra cosa que estrujarte el pecho. No es una tragedia ajena, nos atraviesa a todos, en todos los ámbitos, en cualquier aspecto”.


Y agregó: “Estoy acá como hijo, hermano, padre y marido. Realmente es muy difícil. No tengo palabras”.

Último adiós

Los restos de Úrsula Bahillo fueron despedidos ayer por la tarde por una población aún conmocionada en la ciudad bonaerense de Rojas.


El cuerpo de la adolescente fue trasladado a primera hora de la tarde desde la morgue judicial de Junín, donde le realizaron la operación de autopsia, hacia una casa velatoria de Rojas.


Al velatorio en una sala de la casa de servicios fúnebres Solari Hermanos, ubicada en General Alvear al 585, fue permitido el acceso de la gente en tandas, por cuestiones sanitarias debido a la pandemia de COVID-19.


La familia dispuso que tras algunas horas de velatorio se realizara un servicio religioso en la iglesia principal de Rojas como paso previo al cortejo fúnebre hacia el cementerio.