Continúan las conversaciones con el Municipio

TOMA DE TRABAJADORES EN EL EX SANATORIO PLAZA

Tal como adelantara este matutino, en horas de la mañana del pasado jueves, trabajadores de la ex clínica Grupo Plaza entregaron a las autoridades municipales un petitorio explicando que ante un sistema de salud del distrito que se encuentra colapsado, ellos buscan reabrir las puertas del Sanatorio para retornar a sus puestos de trabajo y continuar brindando el servicio.

Los trabajadores recibieron el compromiso de parte del Secretario de Gobierno Javier Rehl que serían atendidos por el intendente Sujarchuk a la mañana siguiente y efectivamente este viernes una delegación fue recibida por el jefe comunal, quien abrió las puertas al diálogo con resultados sumamente positivos. Formaron parte de la comitiva un camillero, una enfermera, y un representante del personal administrativo

De esta manera, desde la Municipalidad de Escobar se interiorizaron de la situación y pudieron conocer que son en total 24 las familias que se quedaron sin su fuente de trabajo. El resto de los empleados habían sido reasignados con anterioridad y migraron hacia otros espacios.

Por el momento, los que quedaron se encuentran a la espera de las correspondientes instancias del Ministerio de Trabajo y del sindicato de sanidad. Mientras tanto, desde el Ejecutivo local solicitaron el listado de las 24 personas con el fin de evaluar la posibilidad de incorporarlos al sistema de salud municipal.

De esta manera, el diálogo con la Comuna continuará la semana próxima, tiempo en el que aguardan el regreso de la gerencia, que les adeuda el dinero de los salarios y aportes.

En diálogo con FM Líder uno de los trabajadores había expuesto en la jornada anterior: “Tenemos todo preparado, no pedimos que nos regalen nada, solo queremos trabajar… “Lo único que pedimos a las autoridades es que muevan de su parte todo lo que puedan para volver a abrir. Por parte de los directivos de la empresa no tenemos ninguna novedad, estamos solos buscando el apoyo tanto de la Municipalidad como de la sociedad”, y desmintió que busquen la municipalización del establecimiento.

Cabe recordar que, desde hace días, el espacio ubicado en calle Ameghino 650 de Belén de Escobar se encuentra tomado por sus empleados, quienes quedaron prácticamente en la calle tras el abandono del lugar por parte de los propietarios, y a los que se les adeuda sus sueldos entre otros aportes.

Si bien no se atienden pacientes actualmente en la clínica, el sector de enfermería se encuentra colaborando con la comunidad a través de la aplicación de inyecciones y midiendo la presión.

Estuvieron acompañados en la manifestación por miembros del Partido Obrero y Tribuna Docente de Escobar, entre otras organizaciones. El dirigente local del PO y directivo del SUTEBA Escobar, Juan Martín Manghi, en diálogo con F.M. Líder, señaló horas antes: “Nosotros apoyamos de manera total esta medida que los trabajadores están llevando adelante en defensa de los puestos de trabajo. Y en defensa de la salud de la población. Entendemos que el Municipio y la Provincia deben tomar cartas en el asunto y colocar los recursos necesarios para preservar las fuentes de trabajo y la reapertura de la clínica que en este cuadro particular lleva adelante una acción muy importante en defensa de la salud de la población”.

En cuanto a las irregularidades que la empresa venía teniendo con su personal ante la falta de pago de sus salarios y horas extras, como así también la de aguinaldos o vacaciones, incluso manteniéndolos sin la cobertura de las ART, Manghi expresó: “Esta es una situación largamente denunciada, incluso con trabajadores en negro. Una situación de ilegalidad absoluta. Y es muy importante lo que denuncian los trabajadores porque es inentendible que en este cuadro de pandemia se cierre un sanatorio que cuenta con 48 camas de internación, 8 camas de cuidados intensivos, tiene respiradores… o sea, posee toda la infraestructura necesaria. Por eso entendemos que hay que transformar la lucha del Sanatorio Plaza en una causa popular.”   

Mientras la izquierda solicita que el Municipio destine los recursos necesarios de manera inmediata para poner en funcionamiento el sanatorio y propone que se financie a través de impuestos a las grandes fortunas y countries del distrito, desde el espacio oficial consideran que la intromisión del municipio en contratos entre particulares podría marcar un peligroso antecedente, toda vez que los reclamos por despidos, falta de pago, trabajo en negro u otra irregularidad se denunciaría en el Estado municipal a pesar de tener los tribunales laborales para hacerlo.

Mucho más improbable parece aún que la Municipalidad pudiera intervenir en la administración del nosocomio, más allá de tratarse de un espacio privado, por la diferencia sustancial entre el ex San Carlos y el Sanatorio Plaza. Ya que mientras el primero se encontraba funcionando con niveles de complejidad al momento de la intervención, el Plaza está cerrado y desmantelado, su personal médico ya emigró hacia otros espacios de salud y el sanatorio funcionaba en un edificio alquilado a un particular. Por lo que muchos creen que el perjuicio de la toma solo está afectando al dueño del inmueble que no puede recuperarlo hasta el momento.