Conocé la historia de Aldana Rages, la primera guardavidas mujer de Escobar

Históricamente la profesión fue desempeñada por hombres, pero las mujeres fueron abriéndose camino en este terreno también, en los últimos tiempos. Son pocas las que se anotan en los cursos y menos las que llegan a recibirse. Aldana Rages es una de ellas, quien como tantas otras mujeres desafió al patriarcado en pos de una sociedad igualitaria donde todos, sin distinción de géneros, puedan cumplir sus anhelos. Aldana Rages es la primera guardavidas mujer del distrito de Escobar.

Hoy en día, en el partido de Escobar hay 4 mujeres guardavidas en todo el equipo de profesionales de rescate. Con apenas 23 años, hace 5 que ejerce la profesión de rescatista. “Hice el curso de muy chica. Fue un esfuerzo enorme porque lo hacía mientras estaba en la secundaria aún”.

“Año tras año crece la inscripción de mujeres en esta profesión y eso es muy alentador”, dijo Aldana, quien agregó que “no fue sencillo, se hizo muy difícil, pero aquí estoy”.

Aldana sostiene que para se guardavidas se requiere actitud, personalidad y mucho esfuerzo”.

Actualmente, trabaja en el Polideportivo Luis Monti, de Escobar. Junto a otros colegas integran el equipo de rescate de esa institución.

Los sábados, Aldana imparte los cursos de mini guardavidas de 7 a 9 horas. Muchos adolescentes se sumaron a la propuesta. Hay muchas mujeres, entre ellos.

Ya casi con un segundo título en mano, ya que le faltan pocas materias para recibirse de profesora de educación física, Aldana le pone toda la garra a esas mañanas de capacitación y entrenamiento, donde también prepara a los asistentes en la prevención y la labor en equipo.

“Es importante que los chicos sepan cómo actuar frente a cualquier situación inesperada que pueda darse en una piscina, cuando están entre amigos, por ejemplo. O en cualquier otro sitio. Por ello, trabamos mucho en la prevención”, explicó la especialista.

Aldana cuenta que siempre mamó la voluntad de servicio. Su padre era bombero voluntario y esa experiencia fue determinante para que ella eligiera esta profesión de guardavidas. “La vocación de servicio la aprendí y viví desde pequeña”. “Luego fui creciendo y la profesión de guardavidas me encantó. Así que cuando tuve la edad suficiente me anoté en el curso sin dudarlo”, agregó.

“En esta actividad es primordial las tareas de prevención que se hagan sobre los bañistas” cuenta Aldana.

Por ello “Un buen guadavidas no es el que mayor número de rescates hace, sino aquel que no hace ninguno”, concluyó.

La sociedad cambió, el mundo entero lo hizo. Las nuevas generaciones van mamando la igualdad de género y de oportunidades. No importa si naces hombre o mujer. Tampoco importa con cual de ellos te identificás o si no lo haces con ninguno. Todos pueden hacer todo, con capacitación y buen entrenamiento. Cuesta. Sí, claro. No es sencillo romper los esteriotipos, pero las comunidades avanzan en esa dirección. Evolucionan.

Día del Guardavidas

El Día del Guardavidas se celebraba el 4 de febrero; pero a partir de 2011, la fecha se trasladó al 14 de febrero.

El 4 de febrero de 1978 Guillermo Volpe, guardavidas que desempeñaba funciones en Mar del Plata perdió la vida mientras intentaba rescatar a un bañista. Un inesperado infarto le impidió completar la tarea de rescate junto a un grupo de compañeros. Los mismos se percataron de su ausencia al regresar a la orilla y ver que Guillermo faltaba. Su cuerpo sin vida había quedado flotando en el mar, camino de regreso.

Debido a que esta fecha era considerada muy triste para ser festiva, el Día del Guardavidas fue cambiando del 4 de febrero al 14 de ese mismo mes.  Sea cual sea la fecha, lo importante es conmemorar a las personas que eligieron esta profesión. Hay que tener una vocación de servicio muy grande para arriesgar la vida en función de salvar las de otros, que están en riesgo. Un sentido homenaje a todos ellos.