Comienza a normalizarse la venta de cigarrillos

Cuando los fumadores estaban al borde de un ataque de nervios por la abstinencia impuesta por la falta de stock, los “puchos” volvieron a los kioscos, aunque aún falta para volver a la normalidad.

Las tabacaleras volvieron a trabajar y los resultados se vieron en los kioscos. Durante la anterior semana, y en plena cuarentena, se disparó la venta de tabaco suelto y papel para armar.

La situación de los últimos dos días fue un alivio para los fumadores. En forma paulatina se va regularizando la entrega de cigarrillos a los kioscos, tras la faltante que caracterizó a las últimas semanas.

Para ello, fue clave la reactivación de la industria tabacalera. Pero, según los mismos kiosqueros, aún restarían unos días para que la situación vuelva a la normalidad en forma completa, por lo que aún se ven colas en algunos sitios, y la restricción de comprar solo uno o dos atados por persona.

Según los comerciantes del rubro: “Así como llegaron, me los sacaron de las manos. Recibí 300 atados cada día, y se agotaron en una hora y media… Últimamente solo me pedían un atado de puchos. Ya no les importaba la marca, siquiera.

Los mismos kiosqueros explicaron que “fue insólito la cantidad de tabaco suelto y papelillos que vendíamos. Nunca nos pasó. Las ventas se dispararon. Igual creo que un poco puede continuar porque la gente se dio cuenta que es mucho más barato. Encima algunos cigarrillos venían con un precio desorbitante”, dijo un comerciante del centro de Escobar.

El “parate” en la producción de las tabacaleras comenzó alrededor del 20 de marzo porque la actividad no quedo entre las exceptuadas de la cuarentena. Luego de varios reclamos, realizados durante el mes anterior, lograron que el sector quede reactivado.