Cayó una banda que producía y vendía aceites comestibles

FALSIFICACIÓN DE MARCAS

La Policía Federal Argentina realizó 11 allanamientos en localidades del conurbano, entre ellas Escobar. Notificaron a cinco personas y secuestraron gran cantidad de elementos vinculados a la comisión del delito.

En las últimas horas se conoció que al menos uno de los allanamientos se realizó en nuestro distrito, aunque no trascendió si se trataba de dar con algún lugar de la cadena de producción, envase y depósito de la mercadería apócrifa o si la incursión de los efectivos de la PFA respondía a la ubicación de algunos de los presuntos miembros de la banda.

La organización delictiva estaba dedicada a la producción, envase, falsificación de etiquetas y distribución de aceites comestibles de marcas apócrifas a gran escala. Tras una investigación que comenzó en el 2019 luego de la denuncia de una empresa que recibió quejas de los consumidores cuestionando la autenticidad del producto, finalmente la banda fue desbaratada, luego de más de una decena de operativos en la Ciudad de Buenos Aires y distintas zonas del conurbano, entre ellas Escobar y Olivos.

Efectivos de la Policía Federal Argentina (PFA), llevaron a cabo distintos procedimientos que culminaron con la identificación de los presuntos miembros de la organización criminal y los lugares donde se confeccionaba la mercadería.

Con la información obtenida, el Juzgado Federal de San Martín Nº2 a cargo de la Dra. Alicia Vence, Secretaría Nº6 del Dr. Leonardo García, ordenó once allanamientos efectuados en la ciudad de Buenos Aires y en las localidades de Escobar y Olivos, en la zona norte. También hubo operativos en Caseros, Ramos Mejía, Moreno y Zárate. En ellos, cinco personas fueron notificadas de la causa por infracción a la “Ley de Marcas y Designaciones”.

Además, se secuestraron 10 mil envases plásticos para fraccionar aceites con sus correspondientes tapas, 800 botellas plásticas vacías y envasadas, varias máquinas y matrices utilizadas para la fabricación de las botellas, máquinas para la confección de etiquetas, rollos de etiquetas autoadhesivas de distintas marcas de aceite, cuatro tanques de almacenamiento conteniendo 20 mil litros de aceite, una máquina de contar billetes, 90 mil pesos en efectivo, un vehículo utilitario, cinco CPUs, una notebook, catorce teléfonos celulares y demás elementos de interés para la causa.

Los elementos secuestrados quedaron a disposición del magistrado interventor.