Bomberos de Garín asistieron en un parto casero

SERVICIO INUSUAL

Una vecina del barrio Presidente Perón dio a luz a una niña en su domicilio gracias a la asistencia de una vecina enfermera y de una dotación de servidores voluntarios del cuartel central de la ciudad, quienes posteriormente trasladaron a la recién nacida a la UDP de Garín, donde se confirmó que se encontraba en perfecto estado de salud. 

Ocurrió en horas de la noche, rondando las 23.00. En el cuartel central de Garín se recibió un llamado de emergencia por parte de Defensa Civil, indicando que una mujer, vecina de la ciudad, se encontraba en trabajo de parto, a punto de ser madre primeriza. Se dirigió una dotación a bordo del móvil N° 34, ambulancia de rescate y salvamento, conformada por el Subcomandante Fabián Barrios, el Bombero Marcelo Cerino, el Bombero Matías Guarnera y el Suboficial Carlos Bruno, los cuatro que se encontraban en la guardia del turno nocturno. Juntos se dirigieron hasta las calles Lobos y 20 de Noviembre del barrio Presidente Perón, donde se encontraba la parturienta, de 30 años. 

A su llegada, el alumbramiento se encontraba ya en estado avanzado, ya que la madre estaba siendo atendida por una enfermera, vecina del lugar.

De todas maneras, los Bomberos Voluntarios colaboraron con el nacimiento de la niña, la cual se encontraba en perfectas condiciones de salud, para después trasladarlas, tanto a ella como a su madre, a la Unidad de Diagnóstico Precoz de la ciudad para que fuesen atendidas por profesionales. Allí, la dotación permaneció durante largo tiempo, a la espera de la confirmación de que ambas evolucionaban bien.

“Pudieron hacer el trabajo y trasladar a la persona sana y salva a la UDP. Más allá del protocolo y la precaución, todos los servicios de emergencias están en estos momentos saturados, y es por eso que tuvimos que asistir nosotros rápidamente, para trabajar en conjunto como lo venimos haciendo con el Municipio de Escobar, Defensa Civil y SAME”, puntualizó el jefe de Cuerpo, Comandante General Adrián Peralta, en entrevista con este medio. 

La beba fue bautizada como Ainoha, y un día después de lo ocurrido tanto su mamá, Florencia, como su abuelo, Ramón Maidana, se mostraron profundamente agradecidos hacia el personal de Bomberos Voluntarios que concurrió esa noche a colaborar con ellos. El hombre, incluso, se acercó hasta el cuartel a dejar un presente como muestra de agradecimiento.