Beto Ramil y Julio Alak entregaron 154 títulos de propiedad en 24 de Febrero

Del total de escrituras, 109 pertenecen a la localidad 24 de Febrero y 45 corresponden a la Ley 10.830, que establece que el Municipio otorga Escrituras de Interés Social y en forma gratuita a aquellos particulares o instituciones de bien público que con inconvenientes económicos ven restringidas sus posibilidades de hacerlo.

El intendente interino Beto Ramil, junto con el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Julio Alak, entregó 154 títulos de propiedad del programa provincial de regularización dominial “Mi escritura, mi casa”. La actividad se desarrolló en la Escuela Primaria N°9 de la localidad de 24 de Febrero, ubicada en la esquina de las calles Ing. Pablo Marin e Islas Malvinas.

“Cuando Ariel estuvo en el 36° aniversario del barrio 24 de Febrero y planteaba nombrarlo localidad, los vecinos y vecinas lo que pedían eran las escrituras. Muchas veces, para llevar adelante políticas sociales no solo son necesarios los recursos sino la gestión, por eso hoy nos alegramos al ver la emoción de cada uno de los vecinos que hace tanto tiempo esperaban su escritura y ahora ven que ese sueño se hizo realidad. Ver la emoción en los ojos de las personas cuando recibían sus escrituras nos llena y vamos a seguir trabajando en ese sentido”, afirmó Ramil.

“El que tiene la escritura por ahí no se da cuenta del valor que significa, pero el que no la tiene vive con la angustia de decir ‘tengo la casa y no la escritura, no tengo seguridad jurídica, no la puedo inscribir como bien de familia, me la pueden embargar’. La falta de escritura genera una angustia innecesaria en miles de bonaerenses y ahora venimos a solucionarla en conjunto con el Municipio de Escobar. Regularizar la situación de miles de familias que en la provincia de Buenos Aires viven en su casa y no tienen su escritura es una decisión del gobernador Axel Kicillof”, expresó Alak.

Además, para aquellas personas que aún no tienen la escritura de sus casas, Alak explicó que hay dos maneras de realizar la propiedad. “Una es a través de la operatoria de la Escribanía del Gobierno que, por medio del municipio, regulariza la situación de los departamentos y casas que fueron construidas por el Estado. El otro método es lo que se conoce popularmente como la Ley Pierri, donde se hace otra tramitación a través del municipio y del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires. En este último caso, generalmente se trata de personas que compraron la casa y no tienen el boleto de compra-venta”, señaló.

Del total de escrituras, 109 pertenecen a la localidad 24 de Febrero y son de cancelación de hipotecas y corresponden a la operatoria del Instituto de la Vivienda. Las 45 restantes corresponden a la Ley 10.830, que establece que el Municipio en conjunto con la Escribanía General de Gobierno de Buenos Aires, otorga Escrituras de Interés Social y en forma gratuita a aquellos particulares o instituciones de bien público que con inconvenientes económicos ven restringidas sus posibilidades de hacerlo.

“Mi escritura, mi casa” es un programa del gobierno de la provincia de Buenos Aires que les permite a miles de familias tener garantizado el título de propiedad de sus viviendas de forma gratuita. Se trata de un trabajo en conjunto que realiza la Escribanía General de Gobierno con los 135 municipios de la provincia de Buenos Aires y que espera beneficiar a más de 50.000 familias en lo que queda del año.

Esta es mi localidad y mi casa

Ricardo De Simone es vecino de la localidad 24 de Febrero desde hace ya 36 años… si, desde la creación del barrio Fonavi. Tras recibir su escritura en el día de ayer, mantuvo un dialogo muy emotivo con este medio.

“Acá hay más de mil familias y creo que el tema de las escrituras era una necesidad de todos los vecinos. Así que hay que dejar bien claro que el intendente cumplió porque hoy 24 de Febrero es localidad y están entregando las escrituras”, expresó.

24 de Febrero cuenta con escuelas, un Destacamento de Bomberos, sala de primeros auxilios, una comisaría y otras instituciones. Aún así, el sueño de Ricardo y sus vecinos es seguir creciendo.

“Lo que falta es el compromiso de su gente con todo lo demás. De Escobar somos los más beneficiados porque ya vinimos con todo instaurado, pero todavía está faltando. Lo que queremos realmente es tranquilidad, mucho trabajo y paz para todos”, cerró.