Ayudanos a Ayudar sigue cocinando para los vecinos del barrio

Contribuyen con su comunidad de distintas maneras, ya sea a través de ollas populares como horneando pan para la merienda y haciendo entrega de alimentos en diferentes establecimientos educativos del distrito. 

La asistencia vecinal no puede descansar, y mucho menos en cuarentena, cuando los vecinos de bajos recursos necesitan un especial refuerzo para sobrellevar el día a día. 

En este sentido, continúa poniendo manos a la obra la organización “Ayudanos a ayudar” y todos sus colaboradores de la localidad de Matheu, quienes lamentablemente a fines del mes de mayo sufrieron el hurto de uno de sus bienes más preciados para colaborar con los vecinos: una olla de 50 litros. Dicho elemento fue sustraído en horas de la noche, cuando personas desconocidas ingresaron en la parte frontal del domicilio de la titular del merendero: “Si ofertan una olla de aluminio, que encima no era nuestra, por favor avisen”, advirtieron. Se trata de un recipiente que tenía capacidad para muchas porciones, y que se encontraban empleando para preparar la comida y la leche de la merienda, en dos tandas. “Aunque parezca una simple olla, para nosotros es de suma necesidad por la capacidad”, expresaron.

Sin embargo, lejos de detenerlos, este hecho propulsó una nueva campaña solidaria y hoy vuelven a estar en condiciones de abastecer de alimentos a su comunidad. “A pesar de la tristeza por nuestra olla, la merienda se pudo realizar igual. No hay palabras para agradecer tantos mensajes de preocupación. Estamos agradecidos con quienes nos trajeron ollas que nos sirven para la leche, que confían en nosotros, pero por sobre todo tienen ese corazón lleno de amor al prójimo”. Tras lo ocurrido, les prestaron una olla de 100 litros y otras más pequeñas. “La gente es solidaria y nos emocionó mucho que se hayan arrimado con ollas”.

Puntualmente, se encuentran trabajando los días lunes, miércoles, viernes y domingos de cada semana para preparar comida para el barrio, sin contar que no cesaron los roperitos comunitarios en su sede de la calle Nazarre 334, a los que se dedica la asociación. 

“Siempre agradecer a la gente que colabora con nosotros. Las chicas trabajan un montón para que podamos estar acá en el barrio y seguir haciendo”, expresó a este medio la titular de la organización, la vecina Manuela Brizuela. 

Entre las acciones que realizan se encuentra la entrega de meriendas (leche, tortas fritas, medialunas, bollería y pancitos) para aquellos con necesidad, y la organización de ollas populares que en las últimas ediciones tuvieron como menú arroz con pollo, entre otros platos. 

Un equipo especial conforman todos los domingos con la Filial Escobar de Boca Juniors, día en el que siempre organizan una olla popular en Los Mandarinos 338, a la que concurren cientos de vecinos a buscar parte de los 200 litros de comida que preparan cada jornada. 

Por otra parte, también hacen entrega de mercadería en jardines y otros establecimientos educativos del distrito. Los últimos beneficiados fueron el Jardín N° 923, la Escuela N° 6, la Escuela N° 31, la Escuela N° 9, la Escuela N° 3 de Loma Verde, la Escuela N° 502, la Escuela N° 19, la Escuela N° 20 y la Escuela N° 30 de Garín.