Ayer se cumplieron cinco años desde que un hombre abusó de “Paulita”, la abuela de Maschwitz que murió peleando por su vida

Triste aniversario para quienes desean “Justicia por Paula”. Pasó un lustro desde que ocurrió este deleznable hecho en Ingeniero Maschwitz, donde un sujeto golpeó, abusó y violó a esta mujer de 88 años, cuando se dirigía a hacer compras. Pese a que la causa está judicializada, nunca hubo avances que lleguen a dar con el autor del delito.

La mañana del domingo 7 de febrero del año 2016 Paula Meléndez salió normalmente de su domicilio a realizar algunas compras en un tranquilo vecindario de la localidad de Ingeniero Maschwitz donde residía.


Desde la esquina de su casa, en la calle Las Heras y Santiago del Estero, la comenzó a perseguir un hombre de aproximadamente 30 años, quien insistía a comenzar una conversación.


“Qué linda que sos, te veo y me hacés acordar a mi abuelita”, fueron algunas de las palabras que el sujeto expresó. Paula, “Paulita” para sus familiares y amigos, continuó su camino por la calle Santiago del Estero, tratando de ignorar el asedio del acosador.
Pasando la calle Avellaneda, media cuadra antes de Sarmiento, el agresor la abordó violentamente y le propinó una golpiza.


La octogenaria no pudo defenderse, por lo que el depravado la manoseó, le sacó parte de su ropa y abusó de ella.


Una vez saciado su peor instinto el violador le robó sus zapatillas y cien pesos que Paula llevaba en su mano, dándose a la fuga.
Una vez sola y tirada en el piso, un señor que pasaba a metros del lugar escuchó ruidos, y se encontró con un escenario atroz. Paulita llegó a explicarle y pedirle que llame a una de sus hijas, quien estaba a pocos metros del lugar del ataque.


Por las graves heridas fue llevada al hospital Erill de Escobar donde, según denunció la familia, recibió una pésima atención, no siendo cuidada de acuerdo a la gravedad que el caso requería.


Luego de la primera marcha de reclamo Paula pudo ser trasladada al Sanatorio de alta complejidad “La Torre” de Vicente López, donde por primera vez después de casi una semana fue tratada de acuerdo a sus necesidades.
Paula fue intervenida quirúrgicamente para tratar de sanar las heridas provocadas en sus piernas y brazos, donde había perdido carne y piel en la brutal agresión.
Dada su avanzada edad, tras la cirugía tuvo complicaciones por lo que la derivaron a terapia intensiva.


Desde ese entonces su maltratado cuerpo intentó con todas sus fuerzas la recuperación. Si bien Paula estaba conciente, las graves secuelas físicas y psicológicas de lo ocurrido ese 7 de febrero no la dejaban en paz.


Así las cosas, los días pasaron y Paula fue degradándose en su salud hasta que, luego de dos meses y dos días de lucha, su cuerpo dijo basta y falleció.
Quienes la conocieron, quienes conocen su familia, familiares, amigos y entidades que reclamaron y aún hoy reclaman “Justicia x Paula” dijeron presente en la despedida de sus restos.

“Justicia”

A la primera marcha por pedido de justicia le sucedieron otras. “La justicia escobarense siempre justificó su inacción por medio de excusas. Logramos que el fiscal Christian Fabio nos atendiera, pero no sirvió de nada. No nos dio respuesta. Nos dijo que ninguna de las cámaras del lugar anda, y que sin cámaras es prácticamente imposible dar con su agresor” denunció una de sus hijas en el inicio de la causa.


Pese a los elementos probatorios de abuso sexual, el delito habría sido caratulada como “lesiones leves”, agregó.
Por otra parte, la queja se generalizó cuando en una de las marchas la familia reconoció que la ropa con muestras de ADN y los restos de piel de debajo de las uñas de Paulita nunca fueron requeridas por la justicia.


“Andábamos con la bolsa de ropa para todos lados, hasta que un día un fiscal me dijo que la tire”, expresó. “No entiendo demasiado de pruebas, pero creo que la tendrían que haber preservado”, objetó. Fue la propia familia, quien guardó la ropa por mas de un año, cuando “en una de las tantas visitas a la fiscalía en procura de alguna novedad, el fiscal dijo livianamente: “ah, la tenés todavía?, bueno traemela”, agregó.


Además de esta grave irregularidad, familiares denuncian que a Paula no se le habrían aplicado los protocolos correctos ante un hecho semejante, “ni siquiera se le realizó un hisopado con muestras”, argumentaron.


Pese a las movilizaciones organizadas desde entidades civiles, organizaciones y vecinos en general, la causa quedó estancada, pidiéndoles que Paulita tenía que hacer un identikit en la justicia y no logró sobrevivir para hacerlo.


Debemos destacar que, tal como expresaron desde su entorno familiar, en su denuncia la víctima “dio una clara descripción del sujeto, incluso con detalles importantes como su edad, estatura, color de piel y cabello y otros más específicos; pero la respuesta obtenida fue que “era muy generalizada, y que hay un montón de gente que se ajusta a esas características”.


“Ante las marchas, lo único que obtuvimos fue el cambio de comisario en Maschwitz”, dijo un familiar, expresando su malestar por quienes llevaron adelante las investigaciones y la causa judicial.


Ayer, otro domingo, se cumplieron cinco años del aberrante suceso y su familia no deja de pedir justicia con una misiva enviada a todos sus contactos y medios de comunicación.


A pesar del tiempo transcurrido siguen pidiendo a quienes puedan aportar algún dato, se comuniquen con ellos o se dirijan a la UFI N° 4 de Escobar.

Mural de Paula Meléndez realizado en la esquina de la EES N° 16 de Ingeniero Maschwitz, Santiago del Estero y Las Heras.

Salir a comprar y ser violada en el intento

En el año 2001 la localidad de Ingeniero Maschwitz tenía más de 12000 habitantes, y si es así podría calcular que con tanta gente que los últimos años viene eligiendo este lugar “tranquilo” y “paradisíaco” para vivir, seremos mas de 25000

25000 que no vieron, no escucharon, no saben… y no recuerdan; que el 7 de febrero del año 2016 (hace cinco años ya); en la calle Santiago del Estero, entre Sarmiento y Avellaneda, en la vereda lindante al fondo de la maderera; un hombre abusó sexualmente de Paula Meléndez de 88 años. Y que además de abusar, la lastimó de gravedad y a consecuencia de su shock emocional y sus heridas ella murió dos meses mas tarde.

Esto sucedió en plena calle, este domingo tranquilo de febrero a las 9 en punto de la mañana, en este hermoso pueblito que muchxs elijen para correrse del ruido y venir a vivir “en paz”.

Como cada 7 de febrero les recuerdo con dolor lo que sucedió, y también les recuerdo que ese violador anónimo (“que nadie sabe quién fué”) sigue suelto por algún lado; ya que la INjusticia por inacción u omisión así lo decidió.

Un combo explosivo… justicia que no es justicia y gente que sabe y no habla. La mejor combinación para un pueblito apacible, en donde todas salimos a comprar confiadas un domingo a la mañana.

A cinco años del abuso y femicidio de Paula Melendez, sigo exigiendo Justicia ante la UFI 4 de Escobar a cargo del Dr Christian Fabio, fiscal con “perspectiva de género”; y no dejo de perder la esperanza en que quien sabe hable.

Nada va a aliviar el dolor que esto trajo a sus familiares y amigos, pero otra víctima puede ser evitada, si su verdugo estaría preso.

#JUSTICIAxPAULA