Autora local reivindica la inteligencia espiritual

A TRAVÉS DE SU NUEVO LIBRO

Para la escritora, “ha sido ocultada por siglos, olvidada y perdida”. Se trata de la inteligencia espiritual, de la que no se habla y que en su más reciente obra busca rescatar y valorar: “Nadie dice nada ni se alienta a su desarrollo”.

En el nuevo libro “La inteligencia tabú” de Editorial Maxbrod, la autora local Marina Nothardt se pregunta retóricamente por qué no se habla de la inteligencia espiritual. 

Con gran capacidad de observación, la escritora comienza con su propia persona y su entorno, y describe cómo son los mecanismos que actúan incesantemente sobre la realidad, “sin que los beneficiarios o perjudicados se percaten de ellos”.

“Si nos remontamos a la cronología, Buda ya hablaba de la inteligencia espiritual, señalando que era la capacidad de visión penetrativa para comprender la realidad profunda de los fenómenos, ver las cosas como son. Actualmente, se la relaciona a la capacidad de visión holista de la realidad profunda, de comprensión de contextos y totalidades significativas. Esta capacidad de trascendencia, de ir más allá de lo biofísico y social, más allá del cuerpo y las emociones, está detallada en este libro”, establecen desde la editorial Maxbrod.

El libro reivindica la importancia de la inteligencia espiritual en la vida diaria y se divide en capítulos que van trazando un camino hacia su encuentro, en todas sus dimensiones y facetas. 

“Se trata de una inteligencia tan inherente a la naturaleza humana como lo son las otras (la intelectual y la emocional), que en Occidente por diferentes motivos de poder y dominio, por muchos siglos se vio prohibida, censurada y hasta castigada. Se manifiesta entre otras cuestiones, en multiplicidad de capacidades y percepciones, siempre muy reprimida, descalificada en lo social por grandes sectores, y por ende es poco o nada incentivada a ser desarrollada”, contó la autora, una apasionada de las neurociencias y gustosa de preparar resúmenes y cuadros sinópticos de todo el material que va recopilando.

La idea para el libro fue surgiendo al contrastar cuadros comparativos de las tres mentes (consciente, subconsciente e inconsciente) con sus cualidades y rasgos, momento en que descubrió a la inteligencia espiritual como una pieza faltante. 

En una suerte de viaje, la trama gira en torno a su propio encuentro inesperado con este concepto, inspeccionando por tramos la historia hacia los orígenes de su prohibición, indagando por capítulos en sus beneficios, describiendo técnicas de prácticas y sus potencialidades inherentes en el avance del conocimiento del ser y sus capacidades y, por último, un llamamiento a su reconocimiento y aceptación para ser difundida y desarrollada.

“Me apasiona todo lo que tiene que ver con nuestra mente, su funcionamiento, sus capacidades aún poco indagadas, las neurociencias, la PNL (programación neurolingüística), etc.”, establece Marina al presentar este ensayo, cuyos referentes son Richard Bach, Anthony de Mello y Robert Fisher.