APR Energy quiere multar económicamente a los ambientalistas

La organización de ambientalistas Autoconvocados denuncian un apriete económico por parte de APR Energy para callarlos ante el candente tema de la contaminación que producen las dos empresas termoeléctricas.

Distintos implicados en la lucha contra las termoeléctricas instaladas en Villa Rosa – Matheu recibieron en estos días una cédula de notificación en donde se les impone una multa económica. Los vecinos a los que les llegó este documento son los intervinientes en la firma de medidas cautelares, además de la junta vecinal Asociación Civil Juvevir. De lo que se les acusa es no haber asistido a una mediación que APR Energy les había iniciado por “Daños y Perjuicios” en mayo de 2018.

El abogado Gustavo Madeira, parte de la asociación ambientalista, explicó a Grupo El Diario por qué esta cifra que se exige a los ambientalistas significa en realidad una forma de aminorar a los vecinos en la lucha. “La mediación en su momento se frustró porque no correspondía. El abogado de APR Energy en ese momento habló con nosotros, y no teníamos nada que hacer allí”. Según Madeira, la mediación era ilegal porque era fuera de jurisdicción, además de que no habían sido notificados de la forma correspondiente, porque sólo tres de los cinco intervinientes habían recibido el aviso. Además, APR Energy en el 2018 no había continuado con el proceso legal.

“Esta mediación la vivimos como una extorsión por parte de una empresa poderosa a gente humilde”, dijo Madeira. Lo que remarca el abogado de la organización es que los ambientalistas son personas que actúan en nombre de la sociedad, y que les cuesta esfuerzo físico, mental y dinero propio estar al frente de estas causas para el bien público. Por eso, la imposición de esta multa por parte de una empresa multinacional sobre aquella mediación ilegal no tiene explicación más que un peso económico para personas comunes que no poseen los fondos para saldarlo, y de esta manera hacerlos desistir en sus denuncias ambientales. “En 25 años de trabajo jamás vi que se le pusiera una multa a alguien por no ir a una mediación”, afirmó.

Si bien la comunidad se solidarizó mucho con los ambientalistas, ofreciendo armar una colecta para saldar esta multa, el paso legal siguiente que llevará a cabo el abogado será un recurso de reconsideración y un recurso jerárquico para que no se tenga que pagar el monto impuesto.