Alma Velasquez : “Hay que sacar a la abuela negra del placard”

Anticipando el Censo 2020, una afrodescendiente mapuche busca crear el escenario propicio por la pregunta sobre los antepasados negros.

El fin de semana pasado se llevó a cabo una charla en el Colectivo Cultural “El Bondi”, de la ciudad de Maschwitz, la cual tenía como objetivo sembrar el tópico en la zona sobre la identidad afrodescendiente en Argentina. El fin de estas charlas que da Alma Velasquez por todo el país, es empezar a generar una concepción honda sobre este tema, para que en el censo 2020 se pueda trabajar seriamente en las preguntas que hablan sobre la herencia identitaria afro.

Alma Velasquez es afrodescendiente mapuche, que desde un tiempo a esta parte, realiza este tipo de charlas porque afirma que hay una negación de estas raíces que tienen los argentinos, y que esto inevitablemente se ha traducido a lo largo de los años en discriminación, no sólo a nivel interpersonal, sino desde las instituciones y principalmente desde el estado, a través de una “política de blanqueamiento”.

En diálogo con Grupo El Diario, Velasquez explicó que a ella este tema la movilizó después de dos cuestiones. La primera fue que ella tenía una abuela negra que siempre habia sido negada por su padre. Esto la llevó a preguntar en su familia sobre sus orígenes, y a hablar con su primo y su tía sobre esto. En segundo término, sintió la discriminación que sufría su hijo, razón por la cual lo tuvo que cambiar de colegio. Así, se dio cuenta que aún en el Siglo XXI todavía estos son temas que la Argentina no subsanó, y que en el país se debería reconocer la descendencia afro, al mismo nivel que se lo hace con la herencia italiana y española. “El pariente europeo es más orgullo que el negro. Seguramente muchos si nos ponemos a averiguar, tenemos raíces negras”.

Lo que cree importante Velasquez para empezar a conocer como sociedad los antepasados afro es que exista un censo con un cuestionario bien formulado. Dentro de la investigación que ha realizado, vio que la pregunta por los negros se sacó cuando empezó una negación estatal de la negritud, y se dijo que habian muerto todos con la fiebre amarilla. Antes, la pregunta censal era necesaria para conocer la cantidad de mano de obra esclava.

Velasquez contó que actualmente se viene trabajando en conjunto desde organizaciones para que el INDEC incorpore la pregunta: “hubo reuniones, pero no se concretó nada. Tomaron nota de aquello que decían las organizaciones solamente”, dijo Alma y explicó además por qué es un problema el modo en que se formula la pregunta: “la religión afro sigue siendo invisivilizada, y no hay una distinción de las diferentes culturas negras”. Además, lo que considera fundamental es el trabajo previo para que la gente sea permeable a estas preguntas. “Uno quizás se pone contento de que agregaron esta variable de tipo social, pero si la agregan mal, o no va acompañada de una campaña de sensibilización, no sirve”, expresó.

El camino, según explicó Alma, es empezar a indagar en la propia familia, y “sacar a la abuela negra del placard”. Como dijo, es un poco difícil pero no imposible, ya que siempre puede haber alguien que sepa. Los certificados de defunción también son un documento que sirve para empezar a hacer el recorrido.

Como reflexión, Alma finalizó: “La afrodescendencia implica una conciencia y construcción de identidad. Hay una conciencia negra que hay que despertar, porque yo a partir de vivencias cotidianas que empecé a vivir con mis hijos me di cuenta que estamos llenos de racismo”.