A un año de la muerte de Ignacio Abosaleh

LA FAMILIA PIDE JUSTICIA

El 20 de julio del 2019, el joven bombero de Ingeniero Maschwitz murió en el accidente de tránsito que protagonizó el cantante Rubén Darío “Pepo” Castiñeiras, en la ciudad de Dolores.

Desde el primer momento de la investigación el cantante mintió e intentó falsear pruebas, toda vez que era él quien conducía la camioneta Honda CVR con destino a la Costa Atlántica, donde, junto a su banda realizaría varios shows.

Un año después la familia del joven vecino sigue pidiendo justicia y una condena social para el cantante tropical, al que gracias a engaños se le otorgó presión domiciliaria. 

Cabe recordar que aquella fatídica noche, sobre Ruta 63, el “Pepo” venía manejando, hablando por redes sociales, bebiendo, y a los pocos minutos perdió el control del vehículo y volcó produciendo el fallecimiento instantáneo de Abosaleh, quien era su manager, y del trompetista Nicolás Carabajal. 

Desde el primer momento Castiñeiras mintió a los socorristas y a la policía que se acercó al lugar, diciendo que quien manejaba la camioneta era Abosaleh. Las cámaras de seguridad después demostraron que mintió de manera descarada e irresponsable intentando inculpar a una de las víctimas. 

El cantante no sólo fue quien manejaba, sino que lo hacía a 140 kilómetros por hora, en medio de la niebla y bajo los efectos de droga y alcohol.

En la causa que se sustancia en los tribunales de Dolores, Castiñeiras está imputado por “doble homicidio culposo agravado por conducción imprudente, negligente y antirreglamentaria de vehículo a motor, por ser más de una de las víctimas fatales y por lesiones graves culposas doblemente agravadas”. 

Si bien al comienzo se le dictó la prisión preventiva, desde principios de este año, logró que se le otorgara el beneficio de la prisión domiciliaria, a la espera del juicio.

Kang Abosaleh, hermano de Ignacio, en un video que difundió en Facebook, dijo:  

“Hoy nos encontramos pidiendo justicia. La Justicia no nos está escuchando como debería. En este momento no podemos viajar a Dolores como lo hicimos durante todo el año pasado  para pedir justicia, así que lo hacemos a través de las redes sociales” …  “Este tipo además de matarlos y echarles la culpa a los que hoy llama “sus amigos”, así contesta las cartas documentos que le mandamos, porque los desconoce cómo trabajadores. Dice que son sus amigos pero les echó las culpas, para salir de la cárcel. Queremos que la condena sea social, ya que la Justicia no está funcionando”.

En dialogo con FM Líder, Kang Abosaleh dijo: “Nuestro pedido, básicamente, es un llamado a la conciencia. Porque sabemos que este tipo puede estar preso, tres, seis años, pero este es un llamado a la gente para que trate de elegir mejor a quien le va a dar de comer. Porque estos personajes existen porque hay gente que los consume… Esta gente se maneja así. Dan un perfil de barrio, de gente humilde y realmente no lo son. Es solo una pantalla. Lo cierto es que quieren llevar a los jóvenes a consumir, a ser malas personas. Por eso llamamos a la conciencia social para que condene a este tipo.”   

La consigna en las redes sociales para pedir justicia y repudiar este absurdo hecho, que no fue un accidente sino una fatal imprudencia es: #JusticiaporNicoYNacho.