Logo
Cultura
JUEVES 8 DE FEBRERO DE 2018

Historia de vida: Juan Manuel Díaz Puerta

“Un solo libro con distintos capítulos” “Un solo libro con distintos capítulos”

El  talentoso artista plástico, reconocido internacionalmente, recuerda sus años de colegio, su paso por el Club Independiente, su incursión en la música, los boliches de moda, la percepción de Argentina desde afuera del país y asegura volver siempre a Escobar para nutrirse de sus raíces.

Juanma nació el 1° de septiembre de 1965 en Concepción del Uruguay, provincia de Entre Ríos. Cuando tenía un año sus padres se mudaron a Zelaya. Era el hijo menor del matrimonio que ya tenían a José Ignacio, 6 años mayor. “Entonces mi padre era veterinario de la granja San Sebastián y mi mamá ama de casa.  Recién llegue a Belén de Escobar en el 77 y siempre vivimos en la casa de la calle Spadaccini”.
Hizo la primaria en la escuela 14, era muy buen alumno y se destacaba. En el secundario, que lo cursó en el Colegio San Vicente, el joven no se hallaba. “Era una época de crisis. Creo que la adolescencia es una época de crisis. No terminaba de hallarme bien en el colegio, tenía muchas expectativas, me aburría. Era una época gris. Igual ya dibujaba y ya pintaba. Ese era mi espacio de placer. Después, cuando empecé a estudiar Bellas Artes, fue como una liberación”.
De adolescente el fútbol era “lo mejor del colegio, y del barrio”, al igual que su paso por el Club Independiente. “Estaba Luisito Diez, Jorge Jadur, y teníamos de entrenador a Mariano que era un ídolo. Yo jugaba de wind derecho, metía muchos goles y era muy rápido. Mi virtud era la velocidad, era lo único bueno que tenía (dice entre risas). Éramos un montón, pero sin lugar a dudas “el torpe” era el mejor jugador. Era el Messi de Escobar! (vuelve a reír). Tengo muchos recuerdos de esa época… Stefani, Martinica, Succes... anduve por todos los boliches de esa época. Nunca fui buen bailarín pero iba porque las chicas iban ahí.”
La música, fue una importante etapa en su vida, a la que le dedicó casi el mismo tiempo que a la pintura. Fue integrante de las bandas: Magdalena, Arriba las Manos, Auto Stop, Hombres libres; tocaba el bajo y en la última etapa agregaba su voz, a sus propias canciones. “La música para mí fue una especie de sociabilización. Conocí muchísima gente. La pasábamos muy bien porque era como un juego. De la música tengo muchos recuerdos de compañerismos y amistades”.
A los 30 años, Juanma deja aquí su espacio ya ganado y busca nuevos horizontes y nuevas experiencias. Al comienzo con ciertas señales de desarraigo pero luego, definitivamente adaptado aquel cambio que buscaba. Desde hace 9 años vive y trabaja en Guatemala.
“Me vino bárbaro salir de esa zona de confort. Creo que para el arte es bárbaro eso. Arriesgarse constantemente. … En los 90 cuando viví en España se extrañaba un montón, pero yo era más joven. Mis viejos estaban vivos. Pero ahora, donde puedo pintar siento que todo está bien, en cualquier parte del mundo, porque  encuentro cosas lindas en todas partes y nuevas motivaciones… Siempre siento que lo que vivo es una etapa y luego pasare a otro lugar… Estoy casi seguro que al final volveré a la Argentina, pero me gustaría vivir en distintos lugares en distintas épocas del año, y pasar 4 meses en mi país. Aquí tengo gratos recuerdos y grandes amores. Quiero mucho a la gente de Escobar. Acá vengo a nutrirme de mis raíces. No se explicarte, pero Escobar me hace bien”.  
A pesar de su trabajo intenso de producción artística, con distintos compromisos profesionales y de exposiciones en distintas galerías, como así también compartir las exposiciones de otros artistas, se hace siempre de un momento para leer varios periódicos de la Argentina y estar atento a lo que ocurre en su país. “Igual me cuesta entender muchas cosas. Al no estar acá adentro hay muchas cosas que se me escapan. Y cuando vengo acá siento otra cosa distinta. Mi percepción por leer los diarios afuera, cambia. Aunque no comparta algunas cosas puedo entender porque pasan. En los medios internacionales también hay un relato que dirige a la opinión pública”.
Este maravilloso artista escobarense ha expuesto no solo en Buenos Aires, y otros lugares de la Argentina sino también en prestigiosas galerías de España, Italia y América. La vida de juan Manuel Díaz Puertas es a nuestros ojos como un largo y variado viaje por distintos paisajes. Internos y externos. Quizás en concordancia con su dibujo y su pintura.
“A veces pienso que la pintura es una excusa para estar solo. Porque el trabajo lo hago solo y paso horas y horas por día absolutamente solo y concentrado ahí. En el momento no pienso en el público, porque gana la necesidad de expresarme, pero de alguna manera siempre sé que es para los otros. Y cuando es por encargo siempre es algo más complicado. Me cuesta más y me estresa un poco. Pero igual siempre lo disfruto mucho… He pasado por diferentes etapas: paisajes, multitudes, elefantes, cosas más abstractas, más imaginativas. Pero, siempre igual hay como una continuidad. Es como un solo libro con distintos capítulos”.

 

¿Qué opinás de la noticia? Dejanos tu comentario

Más nuevos

Ultimas noticias