Se llevaron electrodomésticos de la granja de Apanne

Una desazón inexplicable es la que en este momento invade a quienes de manera cotidiana ponen de su esfuerzo voluntario para sacar adelante económicamente y llevar a cabo el día a día de la Asociación de Padres y Amigos del Niño Neurológico de Escobar (Apanne).

En las últimas horas, manos anónimas irrumpieron en las instalaciones de la granja con la que Apanne cuenta en la localidad de Loma Verde, en la calle Los Gomeros al 818. De allí se llevaron, inexplicablemente, una heladera que si bien ya tenía bastante uso se encontraba en muy buen estado, y algo peor aún: la cocina industrial que estaba nueva, sin estrenar, y que había sido donada tiempo atrás especialmente por el intendente Ariel Sujarchuk para ser de uso de la institución. En su momento, la entrega se realizó durante uno de sus clásicos almuerzos anuales y el gesto conmovió a la comunidad. “Teníamos todo instalado para empezar a usarla y justo nos pasa esto. La verdad, te duele, por el esfuerzo que hacemos en cada evento para recaudar fondos. Duele que nos pase esto y que les hagan esto a los chicos más que nada, porque son los más perjudicados, porque uno lo hace por ellos. Estas cosas te “bajonean”, te lastiman…” expresó la referente Patricia Sansón, en diálogo con Grupo El Diario, al tiempo que explicó que consideran que los maleantes ingresaron por la ventana, dado que no había ninguna puerta forzada: “No sé cómo hicieron para levantar la cocina, y para pasarla por el alambrado perimetral alto. Estamos muy preocupados”.

Durante la noche, según relató, quisieron volver a ingresar en las instalaciones. Sin embargo, fueron descubiertos por vecinos que llamaron a la policía y lograron espantarlos. “No sabemos qué hacer, tenemos la idea de poner una alarma, a ver qué pasa, pero sería dinero que restamos a otra cosa para poder comprar esto”, aportó.

Paralelamente, también refirió que es la primera vez en casi 20 años que sufren un robo en la granja de Loma Verde. El único incidente que habían tenido en el pasado fue cuando se llevaron el alambrado perimetral. De todas maneras, se trata de una entidad local que cuenta con gran cantidad de amigos y es enormemente apreciada por toda su comunidad, por lo que el apoyo no tardó en aparecer: “Nos llamó un montón de gente ofreciéndonos cosas, pero lo que verdaderamente lastima y duele es saber del daño que nos han hecho. Son cosas que no tienen un alto valor monetario, sino más bien sentimental para nosotros, porque es alguien que pensó en Apanne y lo donó”.

Para finalizar, pidió dos favores a su comunidad: el primero tiene que ver con estar alertas en caso de ver la publicación de una heladera o cocina de cuatro hornallas sin uso en algún grupo de compraventa. La segunda es que, como siempre, continúen colaborando con su solidaridad. Se encuentran necesitando sillas, heladera, freezer, cocina, cacerolas, utensilios y cubiertos, entre otros enseres de cocina.

“Las cosas materiales a veces cuesta reponerlas, pero se hará un poco más de esfuerzo, como estamos haciendo, y se comprarán, y seguiremos adelante, como hacemos siempre. Por supuesto que tenemos la esperanza de que aparezcan las cosas, más que nada por los chicos, que se quedan con una imagen fea de la realidad, es muy difícil para ellos”, terminó.

A %d blogueros les gusta esto: