Categorías
Destacados Educación

Primera cohorte de ingresantes al Colegio preuniversitario Dr. Ramón A. Cereijo

En una jornada emotiva y protocolar, las autoridades le dieron la bienvenida a los estudiantes que cursarán en el 2020 el primer año lectivo en la única institución secundaria de la Universidad de Buenos Aires (UBA) en la provincia.

Luego de haber rendido los exámenes de ingreso correspondientes a lo largo del curso de ingreso de este año, los 129 ingresantes tuvieron el acto inaugural como primeros alumnos del Colegio preuniversitario Dr. Ramón Cereijo. Durante el mismo, el jefe comunal Ariel Sujarchuk, junto a Agustina Vila, la nueva ministra de Educación de la Provincia; César Albornoz, el secretario de Hacienda y Administración de la UBA y Leandro Rodríguez, el rector del Cereijo realizaron la entrega de diplomas a los ingresantes, en forma de reconocimiento por haber logrado el objetivo de comenzar sus estudios secundarios en este nuevo colegio que apunta a una gran calidad académica.

El Colegio Preuniversitario Dr. Ramón A. Cereijo es un libro abierto lleno de sueños e incertidumbres. Cada persona que transite por allí de ahora en más, y desde el día del proyecto inicial, conforma un pedacito de toda la historia que comienza a escribirse. Para su rector, Leandro Rodríguez, el Cereijo tiene una identidad propia, como cada preuniversitario, y se la está haciendo todos los días. “Voy a decir algo identitario para poner otra piedra fundamental del secundario”, dijo en su discurso en el acto. Posterior a esto, contó una anécdota sobre el momento en que se sortearon las 26 vacantes que se realizaron por sorteo, además de las 103 seleccionadas por orden de mérito. “Teníamos 26 vacantes y 74 alumnos, por eso les pedimos a las familias que fueran empáticas, que no festejaran como un gol. Sino que entendieran qué era lo que le estaba pasabando a otras familias. Y solas, las familias en vez de gritar, aplaudieron a todos”, y luego afirmó: “Creo que esa es la base de nuestra escuela, entender al otro”, lo que reflejó para el rector el espíritu del secundario que da inicio.

Entre otras de las palabras de bienvenida que recibieron los estudiantes, la ministra de Educación provincial destacó la función que tiene la enseñanza pública, y la gran posibilidad que se abre con el Cereijo: “Es un derecho poder estudiar, el derecho que tienen en su condición de niños, niñas y adolescentes. Cuando uno logra algo que hizo con mucho esfuerzo, es lógico pensar que uno crece. Sin embargo, este resultado no es en solitario. Para hacerlo posible, han tenido que darse muchas condiciones, sociales, políticas, institucionales, pedagógicas y familiares, para que el esfuerzo de todos ustedes encuentre un lugar en la escuela”, reflexionó ante los preadolescentes, generándoles conciencia de que las posibilidades son fruto de un contexto social y político propicio, a lo que agregó que al ser la educación un derecho, es el estado el que debe generar las condiciones para que cada uno pueda encontrar en la  educación las experiencias y conocimientos necesarios para participar cada vez más en la vida cultural, social y política del país. “Sabemos el potencial que tiene la educación para atender y revertir las condiciones de desigualdad que se dan en nuestra sociedad. Para esto, los y las docentes son fundamentales”, afirmó Agustina Vila a continuación, destacando la labor de los educadores en este recorrido.

Grupo El Diario se hizo presente en la jornada, y posteriormente al acto protocolar dialogó con el jefe comunal Ariel Sujarchuk, quien entregó el emblema colgante de la institución a los ingresantes. En su enunciado resumió el trabajo que conllevó la institución Dr. Ramón A. Cereijo: “Esta es una realidad que se viene soñando, construyendo, y ahora empieza la etapa definitiva, que es el comienzo de la escuela como tal”. Además, expresó la manera en que vivió la jornada: “Es un clima de alegría y festejo, lo cual nos llena de orgullo y satisfacción”. Por su parte, el rector del colegio Leandro Rodríguez quiso destacar al núcleo primario de la comunidad nueva educativa: “Vivimos con mucha emoción el esfuerzo que han hecho todas las familias de Escobar, levantándose los sábados por la mañana y apoyando a sus hijos. Y también los protagonistas principales, los chicos, que han logrado con su dedicación ingresar a una escuela que espera ser un faro de excelencia en Escobar”.